Prevenir, no lamentar

SAM_1179

Si se hiciera una encuesta a la población acerca del servicio médico que más miedo causa, seguramente en el número uno estaría el dentista. Muchas son las personas que sufren por meses pequeñas molestias o insoportables dolores de muela con tal de no enfrentarse a la atemorizante “maquinita”.

No obstante, se desconoce que actualmente la Estomatología se dirige cada vez más hacia un enfoque preventivo  que disminuya la necesidad de llegar a prácticas curativas. Con ese fin se han creado las consejerías de salud bucal; en la clínica estomatológica Tercer Congreso de la ciudad de Matanzas se brinda dicho servicio.

Aquí se le explica al paciente cómo realizar un correcto cepillado dental y modificar hábitos perjudiciales para la salud bucal, como el de fumar”, explica Roxana Brito González, residente de Periodoncia. En la consejería, que funciona de lunes a viernes entre las 8 de la mañana y las 8 de la noche, se les indica también, a los mayores de 15 años, como realizar el autoexamen de la cavidad bucal para prevenir el cáncer.

Se trata de evitar padecimientos como la carie dental, la enfermedad periodontal o las maloclusiones y sus correspondientes tratamientos, que no solo resultan molestos para los pacientes sino que se encuentran entre los más costosos del mundo. Asimismo, se contribuye al control de hábitos bucales deformantes.

El mayor reto para esta consulta de bajo costo consiste en atraer a la población, pues la mayoría solo se acerca al estomatólogo cuando ya presenta un dolor. Al respecto expone la doctora Mayelín García que “tenemos horarios de prevención comunitaria donde nos dirigimos al médico de la familia e intercambiamos con sus pacientes; cuando ya la persona viene a la clínica por un padecimiento le indicamos primero que pase por el área de consejería y así conoce que ese servicio existe”.

En esta consulta, también área docente, laboran estudiantes de cuarto año de Estomatología. García afirma que la inserción de ellos les permitirá en el futuro ser profesionales conservadores, que tengan muy en cuenta las actividades preventivas.

Héctor Miguel Estrada González, uno de esos alumnos, señala que “vincularnos a esta área nos permite estar en contacto directo con el paciente y aplicar los conocimientos que hemos aprendido; además, nos hace sensibilizarnos con la importancia de la prevención y de inculcar en las personas una cultura de salud bucal”.

En cuestiones de Estomatología se hace muy cierto el dicho popular de que “más vale prevenir que tener que lamentar”, acudir a este tipo de consultas posibilita un mayor conocimiento, que al traducirse en prácticas saludables, evita llegar frecuentemente al temido sillón de dentista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s