Infancia: reflejo del mundo que somos

Este 1ro de Junio se celebrará el Día Internacional de la Infancia, fecha que, más allá de resultar motivo para diversas celebraciones en el planeta, debería constituirse en imperativo para la reflexión de gobiernos e instituciones acerca de la situación actual de la niñez.

Podría pensarse que resultan suficientes las denuncias en torno a la violación de los derechos de los niños como resultado de la discriminación, los conflictos bélicos, la trata de personas o el acceso deficiente a los sistemas de educación y salud; no obstante, solo se necesita de un pequeño instante de reflexión para comprender que, tras cada cifra aportada por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), hay un rostro infantil que sufre y cuyos sueños jamás se cumplirán.

Sin dudas, el tratamiento que reciben los más pequeños define las naciones que somos, el mundo que somos. El tratamiento a los más débiles revela cuanta inequidad persiste hoy en el orden económico internacional y cuanto falta por hacer para lograr justicia e igualdad de oportunidades para todos los seres humanos.

Recientemente la BBC se hizo eco de un informe publicado por la organización no gubernamental Save the Children, en el que se afirmaba que un cuarto de los niños del mundo podría manifestar un deficiente desempeño en la escuela debido a la malnutrición.

La nota apuntaba además que: “la falta de una dieta nutritiva podría dañar severamente la habilidad de los niños para leer y escribir. El estudio encontró que los menores malnutridos sufrieron daño irreversible, crecieron menos, más débiles y sus cerebros no se podrán desarrollar completamente

No puede ignorarse la proporción gigantesca de esta cifra y las severas consecuencias que puede acarrear, tales como la elevación de los índices de deserción escolar, el aumento del analfabetismo y del desempleo.

Evidentemente, se imponen políticas de protección a la niñez mucho más rigurosas y sobre todo, que los organismos internacionales sean más exigentes en el control de su cumplimiento. Solo así se podrá hacer frente a fenómenos como el robo de niños, el trabajo y la prostitución infantil y padecimientos en los más pequeños como el parasitismo, el VIH/SIDA, o la tuberculosis.

Los primeros años de vida determinan en gran medida los adultos en que nos convertimos; de ahí la importancia de que los gobiernos protejan a la infancia y desarrollen planes de acciones eficaces para reducir potencialmente los males que debe enfrentar, así invertirán en el futuro de sus países y contribuirán a construir una sociedad cualitativamente superior en todos los aspectos.

El Día Internacional de la Infancia constituye momento propicio para que cada persona, que realmente cree en que un mundo mejor no solo es posible sino completamente necesario, alce su voz en cualquier espacio viable para exigir que cesen los flagelos que aquejan ahora mismo a los hombres y mujeres del futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s