“Cuba también es una mujer”

lizette_341“La mujer realizadora cubana no tiene un espacio, reconocimiento e igualdad de acceso a oportunidades, hay que seguirlo diciendo; pero no me siento discriminada o invisibilizada como mujer”, Lizette Vila habla sin tapujos, dice lo que cree con voz melodiosa que cautiva al auditorio. Su dulzura no la hace pasar desapercibida, al contrario.
El homenaje a mujeres realizadoras del audiovisual cubano celebrado en Matanzas como parte del vigésimo quinto Encuentro Nacional de Cineclubes Yumurí 2013, la trajo a la ciudad; en ese marco tuvo lugar este diálogo, una conversación amena, porque Lizette es mujer de verbo fácil y dada a los demás, sin esos recelos por la prensa que muchos comparten.
Comienza hablando de la música, lo primero que escoge antes de concebir un producto audiovisual: “inicio un proyecto sonoramente, empiezo pensando en esa canción, ese tema, porque fue lo que estudié. Son cosas personales que no puedo ni explicar”.
Quien un día se desempeñó como musicalizadora no se ha desprendido jamás de la armonía, esa que acompaña su gestualidad y también su lucha feminista, pero desde la igualdad entre hombres y mujeres. La mirada de género no constituye solo una constante en su obra sino además, en su pensamiento: “equidad y género son conceptos políticos, siento mucho pesar por quien me quiera discriminar. Sigue el ejercicio del machismo, el machismo es una cultura”.
“Yo creo que en Cuba falta muchísima visibilidad, reconocimiento a las mujeres creadoras, que sí tenemos desigualdades a la hora de crear, que no tenemos el espacio y oportunidad que los hombres realizadores poseen. Yo creo que en Cuba eso tiene que ir extinguiéndose ya de forma absoluta, porque el proyecto social cubano es de inclusión y justicia social y en ese proyecto las mujeres no podemos ir al lado”
No faltó en el diálogo la reflexión en torno al papel del audiovisual latinoamericano y cubano en la lucha por los derechos de la mujer. Vila sonríe y habla como quien ha meditado mucho sobre el tema. “El mundo contemporáneo es de imágenes, las imágenes son símbolos, yo pienso que la obra de creación audiovisual de las mujeres cada vez va en aceleración. Es un momento en que las imágenes provocan una movilidad y una cultura. Es un mundo que tiene que moverse también y con las mujeres”.
“Se dice quizás de una manera poética que somos la mitad del mundo, del cielo, de ese sol, pero realmente no somos mitades, formamos parte de esa integración de hombres y mujeres, eso no tiene cifras, no se puede distinguir numéricamente.”
Sus palabras, cargadas de energía, transmiten espiritualidad. Lizette Vila Espino vive la felicidad no como un destino, sino como la opción que ha escogido, practica la cultura de paz que impulsa su proyecto Palomas. No ve los escollos de la vida como fatalidades.
“Dicen que la experiencia secular de nosotras es el dolor y quieres que te diga una cosa, qué bueno que es el dolor, porque el dolor te reedifica, te da una manera de revivir, de reasignar toda una serie de elementos que forman tu pensamiento.”
Su mensaje a las mujeres creadoras llega impregnado de esperanza, de fe en la fuerza transformadora de las féminas: “Yo pienso que hay que seguir y que Cuba, que también es una mujer, tiene todas las posibilidades desde sus políticas públicas, de todo ese entramado tejido de estructura institucional y social, de que las mujeres, en este caso, realizadoras del audiovisual, tengamos la oportunidad de crear, con la libertad que tenemos para hacerlo, pero también con el reconocimiento que debiéramos tener como mujeres”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s