Lo que la prensa se llevó

“El caso de los Cinco tiene una extraña relación con la prensa y la profesión periodística.” Ricardo Alarcón de Quesada

nuevas-revelaciones-300x221Imagínese que lo persiguen cámaras y micrófonos. En la mañana, abre la puerta de su casa y ahí están. Adondequiera que va le acosan. Le preguntan sin darle tiempo a responder. Todo lo que hace o dice al instante resulta radiado, televisado o publicado en un periódico.

No, usted no es una estrella de cine, simplemente forma parte de un jurado y muchos esperan que tome una decisión, no cualquiera, sino la que la comunidad donde vive e incluso el gobierno, desean.

A este hostigamiento fueron sometidos algunos ciudadanos de la Florida, entre el 27 de noviembre de 2000 y el 8 de junio de 2001, durante la celebración de un juicio que se considera entre los más largos de la historia de Estados Unidos de América

A mediados de septiembre del presente año, resultó noticia que  una Corte federal norteamericana ordenó al Departamento de Estado entregar materiales en su poder sobre el pago a periodistas, por parte del gobierno, durante el proceso judicial contra los Cinco.

La decisión respondió a una demanda legal interpuesta por el Fondo de la Asociación para la Justicia Civil (PCJF, por sus siglas en inglés) contra el Departamento, basándose en la Ley por la Libertad de la Información, debido a que este se rehusó a facilitar las pruebas.La dependencia del gobierno norteamericano recibió la orden de entregar los materiales de manera expedita, comenzando con una primera ronda este mes.

Carl Messineo, director legar del PCJF, al radicar la demanda el junio último, afirmó: “Es evidente que el gobierno manipuló la opinión pública para avanzar en sus fines políticos y de procesamiento. Esta demanda legal busca los materiales relevantes. Ellos no tienen derecho de esconder su mala conducta”.

La salida a la luz de dichos elementos se sumará a la larga lista de evidencias demostrativas de que la prensa jugó un oscuro papel en el proceso contra los Cinco. Algunos datos lo ilustran: durante los meses transcurridos entre el encarcelamiento de los antiterroristas cubanos y su posterior condena, The Miami Herald y el Nuevo Herald publicaron mil 111 artículos relacionados con el tema, más de cinco por día.

Todos esos productos comunicativos se referían a ellos como espías con la misión de dañar a la comunidad y amenazas para la seguridad nacional. Se contribuía así a crear una atmósfera de odio irracional mediante una campaña propagandística sin precedentes.

A la cruzada mediática se sumaron el Diario de Las Américas,  emisoras locales con transmisiones en español e inglés, así como radio y TV Martí. A través de estos dos últimos medios, empresas financiadas por el presupuesto federal norteamericano, fue que se pagó a los presuntos periodistas; la mayoría de ellos relacionados con grupos terroristas y colaboradores sistemáticos de espacios que abogan por usar la fuerza contra Cuba.

El propio Miami Herald fue quien develó la operación, financiada por el gobierno, para utilizar a los medios como plataforma de hostigamiento contra jurados y testigos en el caso. Los redactores del órgano implicados en los hechos resultaron despedidos por violación de la ética periodística; sin embargo, Oscar Corral, el reportero que tuvo a su cargo la investigación, recibió múltiples amenazas y precisó mudarse a un lugar seguro.

Fuera de la Florida nada se dijo, aún cuando el proceso resultaba a todas luces espectacular, por su relación con temas siempre presentes en la agenda mediática de la nación tales como el terrorismo y el espionaje.

La prensa estadounidense se llevó la oportunidad de un juicio justo y de un jurado imparcial. Impidió conquistar la solidaridad del pueblo norteamericano y sembró la desinformación en torno al caso. El silencio, que lleva más de 15 años, la convierte en cómplice.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s