¡Compro botellas de ron y de cerveza!

Foto 2Resulta frecuente en las comunidades matanceras escuchar los pregones de quienes desean adquirir envases de bebidas. Las laticas de cerveza o refresco permanecen por muy poco tiempo en los cestos o en el piso, donde alguna mano indolente las dejó caer. Variedad de personas en el territorio recolectan estos y otros productos para luego venderlos al estado; forman parte de una amplia cadena que hoy se perfecciona en el país.

La Empresa de Recuperación de Materias Primas (ERMP) de Matanzas cuenta con seis Unidades Empresariales de Base (UEB), ubicadas en Colón, Jagüey Grande, Jovellanos, Cárdenas, Varadero y el municipio cabecera. En ellas se recogen los materiales provenientes del sector residencial, adquiridos a través de las casas de compra, y los generados por la esfera estatal.

Juan Gutiérrez Chanfrau, director de la citada entidad, explica que luego de ser adquiridos, los desechos pasan a la UEB de Procesamiento. Allí se les clasifica cuidadosamente por calidad, tipo de metales o surtidos, para lograr mayor valor agregado y, por ende, superiores ganancias.

La provincia se inserta así en el empeño del país por promover la intensificación del reciclaje y contribuir a la sustitución de importaciones y la ampliación de los fondos exportables.

SECTOR ESTATAL, REALIDAD Y POSIBILIDADES

Al cierre del mes de agosto ya la ERMP en la provincia había cumplido el plan, mientras que la UEB del municipio Matanzas casi doblaba lo proyectado. Crecimiento provocado, en buena medida, por el aumento del reciclaje en instituciones estatales.

Como expone Ulises Morell Suárez, asesor de la Unión de ERMP, el proceso comienza con el levantamiento del potencial de generación de materias primas, a partir de lo cual se establecen relaciones contractuales y ciclos de recogida, según la magnitud de la fuente.

Además, inspectores chequean sistemáticamente el cumplimiento de la Ley 1288 de 1975, la cual obliga a las personas jurídicas a entregar los desechos concebidos en sus procesos productivos o en la prestación de servicios.

“En el incremento incidieron la incorporación de equipos tecnológicos y la remotorización de vehículos; pero lo primordial resulta que los organismos aumentaron la cultura al respecto”, afirma Jorge Félix Sánchez, director de la UEB Matanzas.

No obstante, falta aún por hacer. Del total de lo recuperado, solo el 35 por ciento pertenece al sector estatal. Gutiérrez comenta que existen activos sin reciclarse, al no habérseles dado de baja. “En ocasiones, se encuentran a la intemperie, expuestos a acciones vandálicas y contaminando el medio ambiente”, agrega.

En la ciudad de Matanzas un punto neurálgico lo constituye la Calle del Medio, concurrida arteria comercial donde se ubican varias tiendas recaudadoras de divisas y otros establecimientos productores de desechos reutilizables. Sin embargo, debido a las regulaciones del tránsito, los triciclos motorizados de la UEB no pueden parquearse allí durante el horario laboral.

“Solo podemos recoger luego de las cinco de la tarde, pero para esa hora ya muchos organismos sacaron a la calle lo acumulado en el día, que pasa a manos de personas naturales”, ilustra Sánchez.

CASAS DE COMPRA: OPORTUNIDAD PARA MUCHOS

“Hay que trabajar. Yo recojo desde diez hasta treinta botellas al día y las almaceno; cuando tengo alrededor de quince cajas las traigo. Generalmente vengo una vez al mes”, comenta Nelson Pérez Betancourt, quien se dedica a la recuperación de materias primas por cuenta propia. Fernando Casas Hernández, jubilado matancero asegura que “hay buenos precios y también se contribuye a la limpieza de la ciudad”,

Varias personas optan por esta actividad, ya sea de forma sistemática u ocasional, incentivadas por la política de precios vigente. Por ejemplo, la botella de ron se paga a 2.50 pesos la unidad y la de cerveza a  1.20.

Algunos productos recibieron un incremento significativo, entre ellos el kilogramo de plástico de 0.50 centavos a 5.00 pesos. Asimismo, se comenzó a comprar desperdicios textiles y frascos de alimentos y de medicinas.

Todo ello incidió en el aumento del volumen recuperado; empeño ocasionalmente ensombrecido en las casas de compra de la UEB Matanzas, por falta de efectivo en la caja. Sánchez explica  que se debe al retraso de las transferencias realizadas desde La Habana a la cuenta de gastos, provocado por problemas en los mecanismos bancarios.

Sin dudas, darle la espalda a los desechos es un lujo que ningún país puede darse, por el costo económico y medioambiental que conlleva. En Matanzas, las proyecciones radican en optimizar el proceso de reciclaje, a través de inversiones, y adoptar, a principios del año próximo, formas de gestión no estatal como las cooperativas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s