Vuelve Ruiz de Castro, un fotorreportero del siglo XIX

Calixto Ruiz de Castro volvió a la vida por una tarde. Lo personificó el actor Iván García Díaz quien, mediante una acción teatral, introdujo la inauguración de la muestra Los rostros múltiples de la ciudad, en el Museo Provincial de Matanzas Palacio de Junco.

La exposición, cuya curaduría estuvo a cargo de las investigadoras Mireya Cabrera Galán y Deykis García Mesa, recoge 18 instantáneas tomadas por Ruiz durante su trascendente labor como fotógrafo en la ciudad, entre la década del 80 del siglo XIX y la primera del XX.

Entre las piezas más significativas sobresale el retrato del Mayor Gerardo Domenech Gener, tomado presumiblemente en la casa del prócer, quien aparece en silla de ruedas debido a la invalidez en que había quedado luego de la guerra del 95

La galería fotográfica resultó posible gracias no solo a la pequeña colección existente en el museo, sino también a la colaboración de varios matanceros que facilitaron fotos tomadas a sus antepasados y que conservan en colecciones privadas. Entre ellos, el destacado investigador Leonel Pérez Orozco quien, en la ocasión, recibió un reconocimiento del centro por su trayectoria como coleccionista y su labor por la conservación del patrimonio cultural.

Cabrera, quien junto a García investiga la historia de las artes plásticas en la Atenas de Cuba, afirmó que la fotografía tuvo un notable desarrollo hacia la segunda mitad del XIX en territorio yumurino. “Hubo muchos gabinetes y galerías fotográficas que  estaban a tono con el desarrollo internacional. A partir de esta indagación hemos constatado que la huella de Calixto Ruiz es más profunda de lo que suponíamos”.

De Castro nació en España y emigró a Cuba hacia finales de la década de 1870. Su estudio de Contreras No.41 resultó uno de los más prósperos de aquella época. No solo realizó retratos convencionales sino que, además, perpetuó a personalidades y hechos trascendentes del devenir provinciano, incluidos los de índole criminal; demostraba así su incipiente vocación reporteril.

Participó y fue reconocido en las exposiciones universales de Bruselas y París e integró la Academia Universal de Ciencias y Artes Industriales de Bélgica. Una cuarteta publicada en la Aurora del Yumurí en el año 1886 permite constatar el reconocimiento de que gozaba el artista cuyo legado hoy se rescata: Dos cosas tiene Matanzas / Que no las tiene Madrid; / ni un fotógrafo cual Castro, / ni un valle del Yumurí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s