Azoteas

Dicen que desde el cielo las cosas se ven más bellas, ajenas a la suciedad, el caos, la aglomeración que caracterizan a las ciudades vistas y sentidas al nivel de sus calles. Sobrevolando los espacios, desde el silencio, pueden valorarse las urbes como lo que son en sus significado primigenio: hábitat artificiales diseñados por el hombre para protegerse de amenazas reales o imaginarias.  

Pero desde una posición media: las azoteas, mucho puede adivinarse de las esencias mismas de nuestras vidas. Desde allí cierta soledad nos permite reflexionar, apartarnos de la rutina, pero sin olvidar que ahí está la realidad, materializada en esos espacios que olvidamos, a los que no damos pintura porque nadie los ve, donde dejamos esas yerbitas testigos de la desidia o de la falta de tiempo. Las azoteas son tristes o poéticas según las miremos, desde ellas un atardecer toma matices diferentes y un amanecer se nos puede revelar esperanzador. Son fiel prueba de que lo que a veces creemos feo, detrás de un lente puede devenir en hermoso testimonio.

Anuncios

2 comentarios en “Azoteas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s