“Matanzas merece devoción”

Mas si un día la muerte se disloca/y queda roto el canto de mi boca/lejos de tus orillas y esperanzas, /como un sinsonte agónico, abolido/ yo volveré arrastrándome a tu nido/para ser solo el polvo de Matanzas.

Carilda Oliver Labra

Foto 3“Matanzas resulta altamente singular dentro de la cultura hispánica, única, no se compara con ninguna otra, por tal motivo merecen la devoción de los que habitan y trabajan en ella. No podemos perderla.” Así afirma la Dra. Alicia García Santana (La Habana, 1947). La emoción se denotan en su voz cuando habla de un lugar al que, hace muchos años, se liga su labor profesional.

El centro histórico de la urbe recibió oficialmente el pasado 12 de octubre la condición de Monumento Nacional. Motivo de orgullo para muchos matanceros, de preocupación para otros y de franco escepticismo para algunos. Sucede que aún todos los yumurinos no conocen a cabalidad las razones que avalan la declaratoria. Los tesoros de la localidad perviven en el anonimato, sorteando la desidia y el desconocimiento que, inexorablemente, conducen al deterioro.

Foto 1Tal situación motivó el diálogo con Alicia, Doctora en Ciencias de Arte por la Universidad de Oriente y autora de títulos como Matanzas, La Atenas de Cuba, Trinidad de Cuba, un don del cielo, Treinta Maravillas del Patrimonio Arquitectónico Cubano y Las primeras villas de Cuba. Investigadora Titular de la Academia de Ciencias, ha ofrecido cursos, conferencias y clases en centros y universidades del país, Hispanoamérica, Estados Unidos y España y se desempeña como asesora para la conservación de centros históricos en la isla y Latinoamérica.

Quien también integra la Comisión Nacional de Monumentos, mereció la distinción Por la Cultura Nacional en el 2005 y el reconocimiento a la Obra de Toda la Vida del Comité Cubano del Consejo Internacional de Museos. Asimismo, la Asamblea del Poder Popular en Matanzas la declaró Hija Adoptiva en el 2007.

Su amor por la ciudad nació del interés académico. “Cuando empecé a verla me era muy extraña, no la entendía porque venía de estudiar las primeras villas. No concebía que me dijeran que había sido trazada por un escribano, después descubrí que no era así, él solo había dibujado en el terreno sobre la base de los planos.

“Las viviendas de aquí, tipológicamente, son hijas de las de La Habana, de un tipo formulado a fines del siglo (s) XVII, que se constituye en la casa tradicional de una planta en el  XVIII y llega aquí en el XIX con las renovaciones del neoclasicismo.

“Se creó una cosa nueva, por eso yo le llamo la criolla y neoclásica casa matancera, la residencia de la clase media cubana, diferente de lo tradicional. Eso lo pude describir. Matanzas me ayudó a completar mi visión del desarrollo de la arquitectura en Cuba”.

LO QUE LA HACE ÚNICA

Foto 2Los estudios sobre las construcciones en la región le han brindado a Santana un sólido conocimiento sobre la misma y los elementos que la convierten en referente.

-¿Qué valores distinguen a Matanzas?

-El primero radica en su urbanismo. Posee un trazado ortogonal perfecto. Las primeras villas, Santiago de Cuba y La Habana se delinearon bajo un trazado regular, sin embargo, en el curso de los años, bajo el dilatado proceso de consolidación urbana, sufrieron cierto cambio. A Matanzas eso no le sucede, porque surge con un plano de fundación,  realizado por el ingeniero militar Juan de Herrera y Sotomayor, quien también proyectó el Castillo de San Severino. Este último nace como parte del sistema de fortificaciones de La Habana, Patrimonio de la Humanidad, o sea, tiene el derecho de reclamar la parte que le corresponde de esa declaratoria.

“Ambas tareas se las habían confiado a Juan de Císcara; poseía dos encargos para defender La Habana: las murallas y una fortaleza por la retaguardia de tierra ubicada en esta bahía. Hizo los primeros bosquejos sobre la base de la cuadrícula tradicional y los elementos iniciales del Castillo, pero murió.

“Herrera era graduado de una escuela en Flandes, un individuo de altísimos conocimientos y realiza el diseño según un trazado de corte renacentista. La convierte en la primera ciudad moderna de América y quizás hasta en la única, porque sus homólogas se encuentran en Italia.

“En el modelo anterior predominaban las manzanas cuadradas y una sola plaza al centro. Matanzas se basa en la manzana rectangular  con la medida del famoso rectángulo áureo (1) del Renacimiento. Nació policéntrica, con dos plazas, la de la Vigía donde se hacía el comercio y la de la iglesia. Otro rasgo novedoso consiste en que el templo se ubicó con su fachada de frente a la plaza en una época en que, por regla, se emplazaba de costado.

“Aunque durante el s XVIII la localidad solo tuvo construcciones precarias el diseño se mantuvo. Todo lo que se hacía debía cumplir los requisitos del plano, el cual determinó la vida de la sociedad.

“El otro valor es arquitectónico. En el s XIX se convirtió en la productora de azúcar más importante de Cuba, con un “boom” económico notable por la explosión de la actividad y por el lugar que el puerto matancero alcanzó. Entonces, sobre la base de un mismo tipo arquitectónico, se consolida todo el solar fundacional en un marco de apenas 40 o 60 años.

“Cuando se ve un lienzo de fachada de una cuadra matancera parece una sola construcción, porque todas las edificaciones presentan la misma altura, pretiles, remates, rejas. Existe una unidad que la identifica y aunque tiene deterioro y transformaciones, sobre todo en Pueblo Nuevo y parte de Versalles, la  zona intra ríos, a pesar de las pérdidas, se conserva.

“De igual forma, se mantienen los tipos volumétricos en su conjunto. En más de 300 manzanas, no se ha subido un rascacielos, no se ha modificado el techo aéreo. Se conserva tal y como fue. Existen monumentos señeros, únicos en el país, como la Iglesia de San Pedro, el Teatro Sauto y el edificio de gobierno. También se cuenta con las quintas de la calzada de Esteban, al decir de algunos viajeros la calle más linda de Cuba, hechas por Betancourt, uno de los grandes constructores matanceros. Devienen una de las grandes innovaciones de la arquitectura cubana, porque aparece un nuevo tipo, la casa de recreo con portal y jardín, de las periferias urbanas.

“El paisaje constituye el tercer elemento a destacar. Se  erige en un entorno geográfico indudablemente espectacular, con la bahía, los ríos, el Pan y el Valle de Yumurí, elementos todos de gran calibre. En cuarto lugar se encuentran los valores intangibles de la cultura matancera con la característica, muy rara, de que todo posee nombre. En otros sitios del país predomina la arquitectura anónima, pero aquí se puede hablar de Julio Sagebien,  Daniel Dall Aglio, José Borrell, Pedro Celestino del Pandal. Asimismo, es la tierra de Milanés, de Plácido, de Manzano.

“La Atenas de Cuba constituyó una urbe de espíritu liberal, no albergó a la élite del abolengo de la sangre como La Habana, ni a la oligarquía tradicionalista como Camagüey o Trinidad, sino a  liberales de un gran desarrollo político ideológico como Tomás Gener.”

LA IMPRESCINDIBLE SALVAGUARDIA

“Matanzas permitiría un excelente trabajo de conservación, pues constituye la ciudad cubana más emblemática de la primera mitad del s. XIX. Si se pierde, se perderá la cultura cubana”, ilustra Alicia y de ahí se deriva una interrogante:

¿Cómo hacer para preservar y restaurar nuestro patrimonio?

“Aquí se cuenta con otra riqueza, el grupo de especialistas, investigadores, arquitectos y arqueólogos, en la mayor capacidad de afrontar un trabajo serio. Debe existir un plan de manejo para el cuidado de los bienes. La declaratoria establece un reto, una responsabilidad, incita a ocuparse.

“Se precisa crear un grupo de trabajo, estructura en la que Cuba tiene una enorme experiencia, casi una escuela. La conservación supone un estudio del centro histórico en todas sus aristas, constructivas, sociales, de redes de circulación. Sobre la base de esas evaluaciones se decide la implementación de un plan operativo completo, de acuerdo con los intereses del gobierno en el territorio, así como la capacidad económica y de labor existente.

“Se hace el programa, se somete a la aprobación de la Asamblea Municipal del Poder Popular y si lo ratifica, entonces se establece como ley. Hay que decir vamos a  hacer y empezar a preparar la fuerza de trabajo.

“La preservación del medio físico, la arquitectura y el urbanismo, con independencia del significado cultural, resulta de altísimo interés para la calidad de vida. El estado del patrimonio constructivo influye sobre el ánimo de las personas.

(1) rectángulo áureo: posee una proporcionalidad entre sus lados igual a 1.618 (número áureo). Se cree que ese equilibrio lo hace más agradable a la vista. Se manifiesta tanto en la naturaleza como en el arte.

Anuncios

2 comentarios en ““Matanzas merece devoción”

  1. […] Matanzas constituye una ciudad única. Mucho se ha dicho con respecto a los elementos que la distinguen como la primera ciudad moderna de América, poseedora de un inigualable trazado regular, en el que paisaje y arquitectura se funden para crear un conjunto armónico y bello. La declaración de su centro histórico urbano como Monumento Nacional impele no solo a la acción en pos del rescate sino también al estricto cumplimiento de las normas que lo protegen. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s