Matanzas, un año que amanece

DSC_8430¿Cuántos poetas han nacido en esta tierra, bendecida por aguas murmurantes? Muchísimos, y es que Matanzas provoca la poesía por la belleza acogedora, las calles nostálgicas y la historia grabada en cada piedra y llena de yumurinos ilustres que dejaron su huella en el seno de la Patria.

Nuestra ciudad única vive desde ya el ajetreo de fin de año, etapa propicia para festejar junto a familiares y amigos; pero que va mucho más allá de la cena y el baile pues también constituye momento de balance y de reflexión sobre lo que los últimos doce meses nos dejaron y lo que deseamos para los próximos.

El 2013 implicó disímiles retos debido a la época de cambios que vive el país, de la cual los matanceros no estamos exentos. Aquí la calle de Medio continuó su transformación con el auge de la actividad cuentapropista, surgieron las primeras cooperativas no agropecuarias, y más familias accedieron a subsidios para poder reparar o construir sus viviendas.

También queda en el recuerdo la emoción compartida cuando el equipo de pelota clasificó a la final y, como nunca, cobró vida cada barrio para festejar en la noche y en la mañana recibir a los jugadores. La pasión nacional volvió a instalarse en nuestros sentimientos.

No puede olvidarse que la urbe celebró su 320 cumpleaños y fue declarada Monumento Nacional, condición que nos impulsa a posar la mirada sobre sus excepcionales valores patrimoniales pero también a realizar acciones concretas en pos de su conservación.

El año venidero exigirá de todos compromiso y dedicación, que cada cual, desde su puesto de trabajo por sencillo que sea, cumpla con sus tareas de forma eficiente y regale la sonrisa y el buen trato a sus compatriotas. Solo así, al asegurar la productividad y desterrar flagelos como la corrupción y las indisciplinas sociales, construiremos la sociedad próspera que ansiamos.

Cuando el reloj marque las doce el venidero 31 de diciembre, y muchos saquen de la casa “todo lo malo” con su cubo de agua, comenzará un nuevo amanecer para Matanzas, la oportunidad de ser mejores, de cumplir con promesas postergadas, de trazar metas y de soñar, por qué no, con lo posible, por ejemplo que nuestros Cocodrilos sean campeones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s