Cuando el alma se hace flamenco

El baile flamenco requiere por igual de destreza física y fuerza expresiva.
El baile flamenco requiere por igual de destreza física y fuerza expresiva.

Todo baile implica pasión, pero si hay uno en el que las emociones deben estar siempre a flor de piel es el flamenco. Tal intensidad se percibe en el repicar de tacones que inunda al cine teatro Atenas, de la capital provincial, sede de la compañía de baile Alma Flamenca.

Allí no solo se aboga por la excelencia interpretativa, sino también por el conocimiento exhaustivo de las raíces ibéricas. Con una presencia ya habitual en los eventos culturales yumurinos, posee sus antecedentes en un proyecto concebido, en el 2007, por la ex primera bailarina de la compañía Danza Espiral, Kenia Carrazana Guerra.IMG_6735

“Tuve por muchos años la idea de trabajar con niños, comencé haciéndolo en el taller infantil de Lilian Padrón. Luego decidí  crear un espacio dedicado específicamente a las técnicas del flamenco. La Academia surgió tiempo después, en el 2012, gracias a que Joel Zamora nos permitió utilizar el plan de estudios que tenía en Cienfuegos”, afirma.

DE LA MANO, TEORÍA Y PRÁCTICA

“Nos instruyen para que entendamos porqué bailamos y el sentimiento que implica hacerlo”, refiere María Carla Escalona Molino, una de las alumnas. Como ella, alrededor de 50 niñas y adolescentes se preparan allí bajo rigurosos criterios.IMG_6730

“El plan de estudios consta de cinco niveles que pasan por todos los palos flamencos. Existen pruebas de captación tanto para ingresar al primer nivel como para pasar de uno a otro. También tenemos dos preparatorias, la A, para estudiantes de entre siete y nueve años y la B, para las de cinco a siete,” aclara Carrazana Guerra, quien además de fungir como directora imparte las clases de baile.

Explica además, que se enseñan técnicas de abanico, saya, taconeo y castañuelas y se dan lecciones de ballet clásico. En aras de lograr una formación integral se estudian elementos teóricos como la historia del género, la cultura y geografía peninsulares, así como la influencia hispana en Cuba y Matanzas.

Niza González Martín, quien cursa el primer nivel, cuenta que ha aprendido no solo cómo realizar el braceo o manejar la estola, sino también sobre España, sus comunidades, comidas y vinos.

Una de las madres, Analyn Suárez Lorenzo, comenta: “Mi hija tiene 12 años y viene desde los seis. Ha influido mucho en ella desde el punto de vista cultural porque sus gustos cambiaron, sabe definir lo que es buena música y adquirió una gran comprensión sobre el flamenco”.

Marien Hernández Rojas, de 14 años, cuenta que llevar los estudios de secundaria de conjunto implica sacrificio y que “la profe Kenia es muy buena, nos rectifica o nos celebra, en dependencia de si lo hacemos mal o bien”.

EL SUEÑO: LA COMPAÑÌA

“Nuestro objetivo lo constituye formar bailaoras y bailaores, aunque aún no tenemos varones, para en un futuro no muy lejano constituir una compañía de flamenco en Matanzas”, confiesa la directora.

Apunta, asimismo, que a cada muchacha se le conforma  un expediente donde se reflejan todas las actividades en que participa, así como su evolución, para con posterioridad integrar ese conjunto o incluso evaluarse como profesional.IMG_6732

“Resulta una labor dura porque los niños poseen características psicológicas y físicas muy particulares y hay que hacerlos sentir bien. Sin embargo, la mayor satisfacción consiste en ver el fruto del trabajo, pasado el tiempo, en quienes comenzaron muy pequeñas y hoy ya tienen 15 y 16 años”, manifiesta Kenia.

Informa, de igual forma, que los padres interesados, cuyos hijos tengan entre cinco y once años pueden pasar por el Atenas de lunes a viernes entre las 5: 30 pm y las 7: 30 pm, o los fines de semana de una de la tarde a 3: 30 pm.

La Academia, en vísperas de su segundo aniversario, prepara el espectáculo Campanas del Alba, dedicado a Federico García Lorca y a Camarón de la Isla. Según Carrazana será “gitano, muy fuerte y teatral, lleno de emoción pura.”IMG_6740

Mientras, en el escenario se aprende a sentir y a vivir el flamenco, mezcla singular de penas, amores y orgullo que para siempre se deposita en el alma de estas aprendices y en ellas se hace cuerpo. Todas sueñan con ser bailaoras porque como a Marien las cautivan “los matices, la fuerza con que se danza y la emoción que se necesita”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s