¿Quién llegó primero al mundo?

makako_vagoDurante el año 2013 el salario medio en la provincia de Matanzas fue de 399 pesos, cifra que no satisface las expectativas de la población trabajadora, deseosa de aumentar su poder adquisitivo. Pero, una pregunta se impone: ¿será posible un crecimiento del sueldo con los niveles actuales de productividad?

Al respecto las opiniones se dividen. Muchos creen que se necesita mayor producción, intensidad del trabajo, aprovechamiento de la jornada laboral…, todo ello para que la nación pueda respaldar un mayor gasto en salario. Por otro lado, buena parte de los cubanos considera que hasta que no se suba el sueldo no existirá la motivación necesaria por la labor.

Se cae así en la pregunta de los mil pesos, algo así como ¿quién llegó primero al mundo, la gallina o el huevo? Lo cierto es que las distorsiones en la economía cubana, provocadas por factores tanto externos como internos, y fuertemente asociadas a la entronización de la doble moneda, han determinado la inversión de la pirámide, con el consiguiente perjuicio para trabajadores estatales de sectores como la salud, la educación, la prensa y otros.

Hoy, cuando el país se empeña en actualizar su modelo económico se impone reflexionar sobre el trabajo y su papel como impulsor de las transformaciones. Si todos nos sentamos a esperar que las medidas recientemente aprobadas por sí solas den sus frutos, iremos por mal camino. Cuba precisa del concurso de todos, desde cada espacio, para que las cosas marchen bien.

Sin embargo, para que todo trabajador se sienta realizado, más allá de un salario acorde con sus necesidades, se imponen otros elementos. Entre ellos, una dirección receptiva y respetuosa de los derechos de sus obreros, un sindicato combativo, protagonista de la vida del centro, así como un sistema de emulación y estimulación basado en el reconocimiento oportuno de los méritos.

Pudiera parecer muy idealista, mas donde un hombre o mujer se sienta indispensable, reconocido, apoyado en la esfera profesional y hasta personal, sus resultados productivos serán mayores. Ello se deberá a un mayor sentido de pertenencia hacia los medios de producción y la identificación con el objeto social del centro, aspectos que, no resulta secreto para nadie, nuestro socialismo tiene que fortalecer.

La desmotivación constituye factor corrosivo de la productividad; y no solo lo material influye en ella, también lo moral. Si esperamos que solo el dinero nos impulse a aportar a la sociedad, no estaremos entonces en el camino del sistema que deseamos. Claro que no digo que no se precise aumentar el salario – es indispensable, cada cual debe ganar según su contribución-, pero sí hay que pensar en otras problemáticas.

Por mucho que se pague no se producirá más y mejor allá donde existan administraciones con oídos sordos para sus trabajadores, desinteresadas por los problemas de estos o por sus ideas, que no estimulen la participación y los espacios de debate o no se preocupen por controlar in situ la calidad de los procesos o las condiciones de labor de sus subordinados.

Ya sea que seamos partidarios de huevo o la gallina, se debe pensar en que una sola medida no garantizará el éxito completo; ello depende de varios factores y, en buena medida, de que todos seamos protagonistas.

 

Anuncios

Un comentario en “¿Quién llegó primero al mundo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s