¿Las Evas se rebelan?

Por Yeilén Delgado Calvo y Jessica Acevedo Alfonso

Por siglos tener descendencia constituyó objetivo primordial en la vida de las mujeres. En la Cuba de hoy, cada vez más, ellas deciden postergar tal decisión. ¿Cuáles serán las causas de este fenómeno? ¿Es ya irreversible?

No puede evitarse que retrasen la maternidad porque la decisión solo les corresponde a ellas
No puede evitarse que retrasen la maternidad porque la decisión solo les corresponde a ellas

“La mujer posterga la responsabilidad de tener un hijo porque primero quiere alcanzar una posición laboral estable y desarrollarse profesionalmente. También, encontrar una pareja adecuada con la cual formar familia y poseer independencia económica. Algunas se deciden mientras viven agregadas, pero muchas aspiran a tener casa propia. Eso lleva tiempo, además de todo lo que hace falta: el colchón, la cuna, culeros desechables… Por eso la mayoría se queda con solo un niño”, así opina Yanelis Delgado, contadora de 34 años y en espera de su primer bebé.

Como ella, muchas féminas en el mundo postergan la maternidad hasta pasados los 30 años e incluso los 40; algunas renuncian  por completo al no considerarla imprescindible para la realización personal. Ello determina la disminución de la natalidad, es decir, la medida del número de nacimientos en una localidad específica durante un periodo de tiempo, lo que, al unirse con el aumento de la esperanza de vida, conlleva al envejecimiento poblacional.

Según los resultados del último Censo de Población y Viviendas el 18.3 por ciento de los cubanos tiene 60 años y más, mientras que solo el 17.2% posee entre cero y 14. Por su parte, la edad media resulta de 38.8. En Matanzas viven mil 150 personas de la tercera edad por cada mil menores de 14 años.

Tal comportamiento demográfico responde a patrones del primer mundo, pero en Cuba toma características propias y lo condicionan diversos factores. Entre ellos se encuentran la independencia y nivel educacional alcanzados por las mujeres durante el proceso revolucionario y su activa inserción en todos las esferas de la sociedad; la potenciación, mediante el sistema de salud, de las consultas de planificación familiar y el uso eficiente de métodos anticonceptivos.

De igual forma inciden el aumento de la infertilidad, tanto masculina como femenina, así como el complejo escenario económico atravesado por el país en las últimas décadas y su reflejo en los bajos salarios y la poca disponibilidad de viviendas.

EN SU DEFENSA, OPINAN

Madelaine Zamora Rosales de 41 años, considera que: “La situación te obliga a planificarte con tu pareja y parir lo menos posible, por lo menos uno o dos cuando más. El punto clave en nuestro país son los recursos. También existen vías para evitar el embarazo”.

Para Midalis González, de 32 años, resulta difícil comparar entre el pasado y la actualidad: “Antes no trabajaban, se dedicaban solo a tener y atender a sus bebés. Ahora la vida es más complicada, porque la mayoría labora fuera y además tienen que hacerse cargo de los hijos. Quien cuenta con familiares cerca puede parir con tranquilidad y que se los cuiden, pero quien vive sola o tiene a sus seres queridos lejos, no recibe el mismo apoyo”, añade.

“No pienso que la liberación lograda influya porque me considero independiente y me hubiera gustado concebir más. Tengo una, y no voy a parir otra vez, porque la economía está complicada y ese, considero es el impedimento fundamental hoy”, explica Yarenis Soler García.

Marialys Figueredo, de 28 años, quien espera la llegada de su primer hijo, confiesa que: “Ahora todo está más caro, tienes que comprar una canastilla y hay muchas personas que presentan precarias condiciones constructivas en sus viviendas. Hay  quienes tienen trabajos con horarios muy complicados y no se sienten apoyadas para asumir la maternidad”, explica la joven.

DE RIESGOS A AFRONTAR

“Ya es raro encontrarse una mujer con más de dos hijos. Las pacientes ven aquí a una que llega con tres y le dicen: ¡estás loca!, ¿cómo los vas a mantener?”, relata Ángel Puig Vega, especialista de primer grado en Medicina General Integral y Ginecobstreticia y vicedirector del hospital materno provincial Julio Alfonso Medina.

Una esmerada atención médica a las gestantes se encuentra entre las facilidades que el Estado Cubano brinda a favor de la natalidad.
Una esmerada atención médica a las gestantes se encuentra entre las facilidades que el Estado Cubano brinda a favor de la natalidad.

Afirma, asimismo, que además del indudable peso de los elementos sociales, la infertilidad se posiciona entre las causas de la disminución del número de nacimientos. “En los hombres la originan, entre otros aspectos, los ejercicios en exceso y el calor en la región testicular, ocasionado por el uso de prendas muy ajustadas.

“En las hembras influyen el crecimiento del número de abortos en menores de 20 años, las Infecciones de Transmisión Sexual como la clamidiasis, la promiscuidad y la obesidad. Del mismo modo las perjudica el uso de anticonceptivos intrauterinos en la adolescencia, los cuales favorecen las inflamaciones pélvicas y las obstrucciones en las trompas”.

El doctor Puig considera que no puede evitarse que retrasen la maternidad porque la decisión solo les corresponde a ellas, pero alerta, de igual forma, que cuando se sobrepasan los 35 años aumentan los riesgos.

“Generalmente a esa edad ya se ha hecho alguna interrupción de embarazo, por lo que puede presentar problemas para concebir. También se exacerban enfermedades crónicas como trastornos circulatorios, hipertensión, asma o diabetes y se amplía la probabilidad de complicaciones como la placenta previa.”

Refiere que ante esa tendencia a los obstetras les corresponde prepararse para enfrentarla, “incluso ya se permite la donación de óvulos en mujeres de hasta 44 años”.

PARA QUE LA SEMILLA GERMINE

En materia de acciones, el gobierno apoya la etapa de gestación. La venta por un precio módico de una canastilla básica a las embarazadas y el establecimiento de leyes de soporte y pago durante el período de maternidad y lactancia, constituyen estrategias desarrolladas en aras de crear las condiciones fundamentales a la madre y su bebé.

A ello se une el empeño del sistema de salud en garantizar una  atención médica priorizada gratuita y eficaz a este sector, a través del Programa de Atención Materno Infantil.

Para María Esther Alfonso Muñoz, madre de tres hijas,  los hogares maternos son instituciones reconocidas por la solidez alcanzada en la vigilancia y seguimiento de las gestantes. En estos sitios se vela por su calidad de vida y la de sus retoños, y se proporciona atención especializada a quienes traen embarazos gemelares o de trillizos”.

Los círculos infantiles y seminternados para aquellas que mantengan una vida laboral activa, aunque todavía insuficientes, resultan también alternativas desplegadas en virtud de potenciar el desarrollo profesional de la madre cubana.

Si bien en el país se destinen anualmente cuantiosos recursos humanos y materiales para fomentar la seguridad y tranquilidad de las embarazadas, todavía persisten rezagos establecidos por organismos que en lugar de estimular a quienes certifican el relevo, desestimulan a las progenitoras.

La maternidad constituye una experiencia única. Decidir cómo y cuándo afrontarla constituye derecho inalienable de la mujer.
La maternidad constituye una experiencia única. Decidir cómo y cuándo afrontarla constituye derecho inalienable de la mujer.

Según arguye Alfonso Muñoz, “el Estado Cubano me ha brindado todas las oportunidades para superarme profesionalmente y que  mi condición no constituya un obstáculo, pero algunas indicaciones tienden a desanimar.”

“En varias oportunidades lo he presenciado, tan es así que anteriormente cuando decidía viajar y solicitar pasajes, tenía que hacer la cola doble para poder comprarlo, porque solamente vendían para dos menores de edad. Igualmente, cuando se daban las reservaciones para acceder a los hoteles por los centros de trabajo, algunas de ellas venían con restricciones para cuatro personas”, agrega.Especifica que estas regulaciones, lejos de impulsar la proliferación de los núcleos familiares grandes, ocasionan disgustos.

En un contexto donde la población cubana tiende a envejecer cada vez más rápido, sería necesario repensar la posibilidad de crear mecanismos que impulsen los índices de natalidad, en pos de asegurar el relevo poblacional y, por ende, el futuro del país.

Asumir una adecuada conducta sexual, sobre todo en edades tempranas de la adolescencia y potenciar el uso del condón, como alternativa eficaz para evitar concepciones indeseadas que puedan devenir posteriormente en causa de infertilidad, devienen actitudes responsables y seguras.

Continuar potenciando políticas que certifiquen la estabilidad emocional, de salud y económica de las gestantes y eliminar las trabas en su inserción social, hoy deben constituir premisa para entidades e instituciones.

La maternidad trae consigo un alto grado de responsabilidad. Desde los primeros meses de gravidez resulta indispensable el apoyo a la futura madre, en aras de velar por su bienestar físico y mental. Respaldar estas decisiones generando un clímax de amor, comprensión y tolerancia, constituyen herramientas básicas para proteger a la familia cubana del futuro.

Anuncios

Un comentario en “¿Las Evas se rebelan?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s