Cuadro, ¿cuadrado?

Cuba no necesita de cuadros cuadrados, más bien rectos o circulares, personas dinámicas que comprendan que solo partiendo de la contradicción se genera el desarrollo y que el consenso social se construye día a día, desde la base, con acciones y discursos coherentes.
Cuba no necesita de cuadros cuadrados, más bien rectos o circulares, personas dinámicas que comprendan que solo partiendo de la contradicción se genera el desarrollo y que el consenso social se construye día a día, desde la base, con acciones y discursos coherentes.

¿Cuándo y cómo habrá comenzado a llamárseles cuadros a los dirigentes en Cuba? No lo sé, pero definitivamente no me gusta. Algunos podrán decirme que un término más o menos no resulta significativo. Tal vez tengan razón, pero de igual forma me preocupa que tal palabra haya perdido mucho de su contenido positivo para transformarse en sinónimo de funcionario con “camisa de cuadros”, intransigente, que habla demasiado y exhibe patrones de pensamiento rígidos y poco prácticos.

Me consta que no son así todas las personas con responsabilidades políticas o administrativas en Cuba. Sin embargo, alrededor de los cuadros se ha tejido un imaginario sumamente negativo que me preocupa, ¿por qué? Sin dudas, porque se ha cometido el error de colocar en puestos claves a gente extremista y poco preparada. No se puede caer tampoco en la ingenuidad de obviar que fuera de Cuba hay muchos interesados en que el pueblo reniegue de quienes los dirigen.

Para detener la pérdida de credibilidad se precisan acciones concretas, por ejemplo, evitar los discursos trillados, plagados de lugares comunes y lenguaje de barricada.

Hay que desterrar de una vez por todas las justificaciones. Las explicaciones directas, sencillas y claras, por muy duras que resulten, siempre serán mejores que los rodeos. Nos hemos adaptado a temerle a las verdades dolorosas, a evitar decir en público nuestras deficiencias, a estar preocupados siempre por el uso que de las palabras por nosotros dichas puedan hacer los detractores del proceso. Eso, a la larga, nos hace más daño y nada tiene que ver con el momento que vive el país.

El  socialismo nuestro, cubano, construido con la sangre, el sudor y las ideas de los mejores cubanos debe ir hacia la horizontalidad y no la verticalidad.  Corresponde aprovechar al máximo los espacios de participación política; la inercia y la pasividad no valen. Todos debemos prescindir de las posturas cuadradas – no solamente asumidas por los cuadros- en nuestros espacios de desenvolvimiento.

Cuba no necesita de cuadros cuadrados, más bien rectos o circulares, personas dinámicas que comprendan que solo partiendo de la contradicción se genera el desarrollo y que el consenso social se construye día a día, desde la base, con acciones y discursos coherentes.

Anuncios

8 comentarios en “Cuadro, ¿cuadrado?

  1. Buenos días, me disculpara por contactarle, pero estoy buscando una universitaria en La Habana para que nos de servicio de guia turística durante 2 días completos en abril de este año, somos dos parejas españolas, si conoce a alguna persona le agradecería me facilitara su mail.

    Me gusta

  2. Me equivoque, y eso me deprime es Héctor Quintero y no Estorino el autor de Contigo Pan y Cebolla, Para estar contento yo le tengo que agregar lascas de tomate, pepino y mayonesa, por lo menos

    Me gusta

  3. Sufro.

    Dice Carlos:

    Inagotable :

    ! HOY esta COMPROBADO que tu eres un TRAIDOR a la PATRIA Y un ENEMIGO del Pueblo Cubano


    ?YOOOO?
    ?Y como se come eso?
    !Conno Carlos! ?Que mosca te ha picado, que diablos te pasa?
    ?Te volvista loco? ?A que viene todo eso, jefecito?

    No me jodas, ?Perdi mi puesto de trabajo luego de tantas gloriosas jornadas de encarnizadas luchas y de victorias en desigual combate?
    ?Constituye eso, acaso, mi inmediata e irrevocable democion?
    ?No estabamos ya de acuerdo en que yo era el jinete del apocalipsis de la internet!

    Me gusta

  4. Respuesta a Julien, a su post Cuadro, ¿cuadrado?.

    Yo tambien soy un cuadro,
    Cuando finalizó mi entrenamiento como agente de inteligencia- el oficial que me atendía me llamó a un encuentro para un contrachequeo. Acudí a su despacho . Cuando penetré en la estancia, una casa de seguridad en la zona del Vedado donde mi contacto solía reunirse con su equipo y se levantó para saludarme, un extraño desasosiego me acometió. Pero como todo cuadro al fin, me cuadré. Se dirigió a mí en los siguientes términos dando vueltas lentamente, como un tiburón alrededor de su presa, pero sin dejar de mirarme a la cara: “Te hemos seleccionado para la riesgosa tarea de penetracion , para una peligrosa mission en Miami, infiltrado como un topo en las entranas mismas del imperialismo, No tienes que hacer nada, te hamos destinado a la mision únicamente de consumir.

    Me gusta

  5. Copio:

    …se ha cometido el error de colocar en puestos claves a gente extremista y poco preparada


    En un viejo libro que supongo no conoces “Es Cuba socialista? el experto Agricola

    Rene Dumont , sennalaba el error de ofrecer cargos de direccion basandose en confiabilidad

    politica , en lugar de seleccionar “cuadros” basandose en aptitudes. Lo primero , argumentaba,

    siempre, puede simularse.

    Me gusta

  6. Escribe la joven:

    …Mi nombre es Yeilén, soy cubana y vivo en la ciudad de Matanzas. Trabajo como periodista en el semanario Giron.


    ?Y se permiten, en tu blog. los piropos? Luces espectacular en esa foto, exactamente como

    el medico – Ja Ja un urologo – me recomendara.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s