Música en Cuba ¿Aliada del machismo y la violencia de género?

Por Yonnier Angulo Rodríguez

Chacal y Yakarta feat Yetgarbey Y Yonar - EL TOCA TOCA[(002707)04-03-31]

“Es extraordinario lo potente que es la mala música”, frase del actor y compositor inglés Noel Coward, viene a sustentar un fenómeno que en nuestro país se ha visibilizado desde hace algún tiempo. Y no es más que la legitimación en determinados espacios culturales, medios de comunicación y en la cotidianidad de la población cubana, de un conjunto de géneros musicales y artistas, que a través de sus “creaciones” han aportado un granito más de arena, a la utilización de la imagen de las mujeres como objetos sexuales, a expresiones de violencia hacia ellas y otros hombres. Cuando digo artistas, me refiero casi en la totalidad a hombres, quienes muestran en sus canciones y ya sofisticados y multipremiados videos clips, los valores más reacios y recalcitrantes de la masculinidad hegemónica, entendida popularmente como machismo.

Ahora bien, me atreveré con el permiso y respeto que se merecen los profesionales de esta manifestación artística a resaltar algunos puntos sobre el origen y efectos resultantes. La música, además de ser un producto cultural, es un fenómeno social, nacido de la necesidad humana. Surge como una herramienta de celebración, como un lenguaje a utilizar, un medio de comunicación y de expresión social. Entre sus efectos se encuentran el de ser un estimulante o sedante, dependiendo del tipo de música y del individuo que la escuche. Asimismo puede provocar efectos narcóticos o fortalecer el pensamiento, cambios en el pulso cardiaco y la respiración, suscitar emociones de tristeza o alegría.
Sin embargo -y ahí viene su otra cara- desde tiempos remotos la música se empleó para manipular y controlar el comportamiento de individuos y grupos. Ejemplos claros de ello son los himnos nacionales, marchas de guerra, música de supermercados, religiosa, de oficinas o discotecas.
Por su parte, según el experto en temas de masculinidades, Dr. Julio César González Pagés, los temas alrededor de la música se convirtieron en los últimos años en agentes socializadores por excelencia de los hombres junto a los de sexualidad y deporte. Hombres que desgraciadamente asumen como modelo de masculinidad el hegemónico, basado en la utilización de la violencia como recurso para mantener el poder, de colocar a las mujeres como meros objetos sexuales y subordinadas, junto a otros grupos de varones que no entran dentro de esta cofradía de masculinos hegemónicos.

Si la música es un ámbito en el que hombres socializan, están inmersos en su consumo, y estos han aprendido estos valores machistas, los defienden y para más, la sociedad los premia con total aceptación, es lógico que la música que van a consumir y ensalzar va a llegar como un paquete patriarcal y sexista. Eso desde el punto de vista de los receptores. Ahora bien, si los músicos encargados de llevar a la población el arte de suscitar emociones, entretenimiento, son portadores de esos valores machistas, el resultado no es otro que una música marcada por altos indicadores de violencia, sexismo y homofobia. La permanencia del machismo encuentra entonces a una aliada perfecta: la música. Un vehículo que no necesita tocar a la puerta de nuestros hogares para entrar, porque siempre es bienvenida. Llega a nuestros oídos diariamente, en el hogar, la radio, taxis en su versión almendrón, autobuses, espacios culturales y recreativos, cumpleaños, celebraciones, trabajo, en fin, aborda casi todos los ámbitos de nuestras vidas.
A esto sumarle que en la mayoría de los casos la música que nos llega viene adornada de letras donde se evidencia un marcado sexismo y discriminación hacia las mujeres, donde la referencia hacia ellas viene acompañada de frases como ellas son locas, cosa rica, partir el pochocho, todo esto es tuyo, ella me lo paró, la más malona, dime cuanto ella vale, tu eres la más dura, ella se lo tragó todito, y así podría citar innumerables de frases que parecen sacadas de una película pornográfica. Letras de canciones compuestas por varones que no creo hayan nacido de una probeta, sino que forman parte de una familia, con madres, abuelas, hermanas, tías, primas, parejas, y que es muy probable que estas mujeres cercanas a ellos no estén incluidas dentro de los calificativos y contextos a los que sitúan a las mujeres dentro de sus canciones ¿Pero quién les asegura que otros compositores no incluyan a las mujeres de su familia? Solo una pregunta para que ellos mismos reflexionen.
La intención no es satanizar ningún género musical ni a ningún artista, al final son además de victimarios, víctimas de la propia cultura y sociedad patriarcal. Hombres que desde su nacimiento han aprendido a ser machos, varones y masculinos porque es lo correcto, lo aceptado, legitimado, y cualquier actitud contraria a esto tiene severas consecuencias sobre su virilidad u hombría, aunque en ello afecten a la mitad de la población mundial: las mujeres.
En las últimas décadas el feminismo se encargó de desenmascarar la desigualdad existente entre hombres y mujeres. Los primeros repletos de gozos y privilegios y las segundas en la más gris de las subordinaciones y precariedades. Evidenciaron la existencia de un patriarcado y machismo latente en todos los ámbitos de las sociedades, y así buscaron estrategias para revertir esto y reivindicar los derechos usurpados de la mitad de la población del planeta.
Ahora bien, ¿el sistema patriarcal y los defensores a ultranza del machismo y la masculinidad tradicional se quedaron con los brazos cruzados? Por supuesto que no. Nuevos tiempos, nuevas estrategias de supervivencia para el mantenimiento del estatus quo existente durante siglos. ¿Qué tiene que ver esto con la música sexista y violenta? Pues nada menos que una forma desacreditar las criticas hacia la música que sitúa a las mujeres como objetos sexuales y en posiciones tradicionales de subordinación, es ponerlas esta vez en posiciones hegemónicas. Supuestamente esto visualizaría un “empoderamiento” o “liberación” de las mujeres del yugo hegemónico masculino e inclinación en la balanza de la igualdad de género, nada más incierto y superficial.
Desde esa gran aliada del machismo que se ha convertido la música en Cuba, ya han emergido varias mujeres artistas que se han mostrado en su trabajo como superwomans, dominadoras de hombres, que supuestamente tienen el control y el poder. No es nada nuevo en el mundo, sino que ha sido parte de una estrategia del patriarcado para sobrevivir a los importantes avances logrados por las mujeres en pos de sus derechos e igualdad plena con los hombres, traducido en este caso a través de la música y los videos clips.
En el mundo musical anglosajón, en especial los EUA, viene sucediendo lo mismo. Videos clips que llegan a los TOP 10 más populares de las principales cadenas televisivas musicales como Mtv, donde las mujeres se muestran por los realizadores como sanguinarias asesinas de hombres, delincuentes, ladronas de bancos, esclavistas de hombres subyugados a sus deseos. Muy listo por parte del patriarcado, y que increíblemente tiene un efecto impactante en los y las receptoras, dando una sensación de nuevos tiempos, donde las mujeres ya no necesitan de políticas públicas que las defiendan, ni leyes que aseguren sus derechos, ni campañas para prevenir la violencia de género.
Hace poco leía sobre una acción de un grupo de fotógrafos donde mostraban en imágenes de forma literal, lo que decían muchas canciones en boga, que incitaban a la violencia hacia las mujeres y las maltrataban. Aun así, en el foro de debate del sitio web, habían plasmado criterios que acusaban esta iniciativa desde el arte fotográfico, como excesiva y ridícula. Hay que preguntarse si las letras de estas canciones e imágenes de sus videos clips para con las mujeres, son las excesivas, lapidarias y ridículas.
¿Pero quién dijo que todo está perdido? Hay artistas que por suerte vienen a ofrecer sus corazones por la prevención de la Violencia hacia las mujeres y las niñas desde la música. Casos que merecen un aplauso son la intérprete Rochy y su proyecto Tod@s Contracorriente y el músico David Blanco con sus Giras Nacionales Por la No Violencia, quienes trabajan en conjunto con la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades, a través de sus canciones, videos clips y desde el escenario, siendo portador@s de mensajes de Cultura de paz e igualdad de género.
Siempre he escuchado una frase popular como “lo malo es lo que se pega”. Me parece que es hora de que sea lo bueno, lo igualitario, lo que se adhiera en las mentes de las personas. Estamos todavía a tiempo de reconvertir la música en enemiga de la discriminación hacia las mujeres, la violencia de género y el machismo, y no en su aliada.
Tomado de: http://redmasculinidades.blogspot.com/

Anuncios

2 comentarios en “Música en Cuba ¿Aliada del machismo y la violencia de género?

  1. La ignorancia y la estupidez no son insultos profanos para agredir verbalmente al prójimo. Son características intrínsecas, lamentablemente de muchos de nuestros conciudadanos. Una mujer fue quien nos parió, unas mujeres son mis hermanas, una mujer es mi esposa y una mujer es mi hija. Como hombre sensato debo tratarlas a ellas y a todas las mujeres como personas que son, con sus derechos, pero ante todo de igual a igual. No sólo en Cuba ocurre la barbarie contra las mujeres a través de las canciones, películas, novelas, con un gran etcétera. Es cierto no todo está perdido, ahora nos encontramos con ciertas esperanzas, con cierto atisbo de una sociedad más igualitaria en cuanto a género se refiere. En la marcha de hoy (San José, C.R.) nos encontramos bastantes manifestándonos en contra de la violencia hacia la mujer. Una actividad de este tipo no hace muchos años era impensable. Debemos llenarnos de positivismo, nuestra sociedad debe cambiar.

    Me gusta

    • Julio, gracias por comentar. En Cuba, las mujeres hemos conquistado posiciones sólidas, impulsadas sobre todo por el gobierno revolucionario. Lamentablemente, el machismo es un fenómeno acendrado que no termina con políticas y pervive de la puerta hacia adentro. Algunos productos “culturales” reproducen esos esquemas. Coincido contigo, el optimismo debe primar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s