Palestina: relato de una injusticia (I)

PalestinaUna tierra sin pueblo, así definió el proyecto sionista a Palestina. Trataba de hacer invisible, de tal forma, a la población árabe asentada allí por siglos.
Y en tal empeño Israel ha tenido éxito, mediante la violencia, la guerra, el terror y la expoliación, llevando a los palestinos al hacinamiento en zonas cada vez más reducidas o a la precaria sobrevivencia en campos de refugiados.
Sin dudas, una de las armas más utilizadas resulta la tergiversación de la historia para presentar como justo el retorno de los judíos a territorio palestino.
Los judíos, pueblo nómada, llegaron a lo que es hoy la actual Palestina en el año 1250 a.n.e luego del éxodo de Moisés desde Egipto. El rey David conquistó Jerusalén en el 1000 a.n.e y la convirtió en capital de Israel. Durante la regencia de su hijo Salomón, el reino alcanzó su máximo desarrollo, pero con posterioridad conflictos internos provocaron su división en dos: Israel al norte y Judea al sur. El primero fue conquistado por los asirios en el 722 a.n.e y el segundo en 586 a.n.e por los babilonios.
bandera-de-palestina-imagenes-predisenadas_434727Comenzó entonces la diáspora de judíos por el mundo, expulsados definitivamente por los romanos hacia el año 135 de n.e. Si bien mantuvieron su identidad religiosa, perdieron su lengua y se mezclaron en diversas naciones. Por su parte, en la Palestina romano-bizantina se estableció una comunidad árabe; la arabización se completó cuando el califa Omar conquistó Jerusalén en el 638 de n.e. Ello quiere decir que Palestina es árabe hace más de mil 300 años; expertos califican de mito el planteamiento de que siempre ha habido una comunidad judía allí, pues no se corresponde con la evidencia histórica.
Si bien algunos judíos prosperaron y se hicieron banqueros o prestamistas de notable influencia, muchos, sobre todo en Europa Oriental, vivieron en guetos, marginados, culpados de todos los males, víctimas de la judeofobia o antisemitismo.
Debido a esa situación progresó en el imaginario colectivo la idea de retornar a Sión – al sur de la Jerusalén de 2 mil años antes- colina referenciada por la Biblia y en cuyo entorno la historia religiosa enclavaba el estado perdido de los israelitas. Aquel había sido su paraíso.
Surgió así el sionismo que en la segunda mitad del siglo XIX pasó cada vez más del terreno de la especulación religiosa al de los proyectos políticos. En 1862 el judío alemán Moshe Hess escribió la obra Roma Y Jerusalén, en la que abogaba por una empresa de tipo colonial bajo el patrocinio de Francia.
Hacia 1881 la acusación de participar en un atentado al zar hecha a los hebreos, desató masacres y la emigración en masa de judíos a Europa Occidental y a Estados Unidos. En ese contexto el médico León Pinsker publicó su libro Autoemancipación, en el que proyectaba como solución la concentración de los judíos en una patria propia; por su parte Edmond de Rothschild, perteneciente a una de las más acaudaladas familias hebreas, financió la creación de colonias judías agrícolas en Palestina.
Entre 1882 y 1903 se produjo la primera aliyá u ola migratoria judía hacia la Palestina árabe; pero era solo el comienzo de una historia más cruenta y enrevesada, mediatizada por poderes imperiales y la subestimación de los más elementales derechos del pueblo palestino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s