Girón: donde la palabra me conquistó

Con unos días de atraso – por problemas tecnológicos- logro compartir este, mi pequeño homenaje al periódico Girón en su aniversario 54

Periódico Girón
Periódico Girón

No llegué a Girón convencida. Antes, solo me había unido al periódico un mes de prácticas profesionales durante la carrera. Pasados los años de universidad, y luego de enamorarme de la realización audiovisual, mi ubicación para cumplir el servicio social aquí no me llenó de mucho entusiasmo.

Sentía desconfianza. Demasiada exigencia, decían unos; dirección muy rígida, me comentaban otros mientras fruncían la nariz. Yo me rehusé a iniciar la vida laboral deprimida y empecé con entusiasmo, sobre todo porque cuando uno se gradúa tiene ganas de “comerse” el mundo.

Por suerte, el mundo no me “comió” a mí y la realidad era diferente a como me la habían pintado. En el periódico encontré organización, confianza en los jóvenes, un colectivo repleto de buenas personas, gente con deseos de crear y de escuchar propuestas. Junto a dos de mis compañeros de universidad y además, muy buenos amigos, vivimos la experiencia de convertirnos en los niños mimados del centro y sí, nos exigieron, hasta el agotamiento muchas veces, pero aprendimos.

Después de unos meses me convencí de que la palabra impresa, la que primero me enamoró del Periodismo, era lo mío y ya no me quise ir. Aquí la pasión de escribir para la página, del texto una y mil veces repensado, me conquistó, y definió, de forma definitiva, mis preferencias profesionales.

La Editora Girón siempre tiene abiertas las puertas para los estudiantes e insiste en potenciar el diálogo entre generaciones. Por eso hoy, cuando todos sus espacios se llenan de recién graduados, no hay ruptura sino continuidad.

Tal vez el mayor logro de esta institución sea reproducir el sentido de pertenencia, el espíritu de avanzar y de hacer un Periodismo superior, porque sabemos que los matanceros confían en nuestro trabajo y no podemos correr el riesgo de ser mediocres.

Girón me ha impulsado a superarme, a no acomodarme en esquemas preconcebidos y a preservar la fe en que conformar un mejor producto periodístico no solo es posible sino además imprescindible. Aquí he encontrado buenos amigos, profes entrañables y he aprendido a sentirme como en casa; porque Girón – y me arriesgo a caer en el lugar cursi y común – es familia y escuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s