Cuestiones divinas

fuga-de-cerebrosImagínese que usted está de vacaciones y ha alcanzado la paz mental que ese estado conlleva. Imagínese que va de visita a uno de los lugares más hermosos de su país, de Cuba (la bella), uno de esos sitios naturales que llenan el pecho de orgullo patrio, el de verdad; y repleta la cámara de imágenes inigualables, y la mente de metáforas frescas para utilizar en el futuro próximo.

Imagínese, una vez más, que ya va de regreso en el ómnibus (una Girón, pero no importa, porque está pletórica, sanamente cansada y de vacaciones) .  Y entonces el chofer recuerda que tiene música y bocinas, y que sus decibeles llegan a confines insospechados.

Usted se molesta, claro está, pero respira: (¿qué sería de nosotros, pobres mortales, si perdiéramos los estribos ante cada reguetón carente de hondura y sentido común?)

Justo cuando se ha enajenado de la materia musical circundante, un estribillo la asalta, la enerva, la maltrata, la golpea, le produce un súbito y tremendo ataque de alipori —verguenza ajena—, la hace dudar de la humanidad y hasta del amor al prójimo.

Parafraseo, para que usted se imagine mejor, pero antes tenga en cuenta que una familia entera (abuela, papá, mamá, nené, tío, tía y primos) corea a toda voz dentro del vehículo algo así:

Él le dice que él es su asesino, pero reconoce que ella es su asesina, porqué él tiene el palón divino, y ella la tota divina.

Sí, así mismo, no se asombre, y no crea que me es fácil escribirlo.

Imagínese la estupefacción, identifíquese con esta doliente, que no puede imaginar como ese ser (que no cantante) cuyo nombre no quiero saber ni repetir, puede idear algo así y propagarlo, y como otros pueden disfrutarlo, cantarlo, enseñarlo a sus niños…

A lo mejor cree usted que exagero. ¿Será?

 

Anuncios

¿La cultura del bafle?

Disfrutar de la buena música tiene mucho de rito. Unos prefieren hacerlo en soledad; otros, acompañados de la pareja o de amigos. Cerrar los ojos, dejar fluir la imaginación o comentar por lo bajo tal o cual frase convierten ese momento en una comunión con la espiritualidad propia.

También se encuentran los espacios para bailar y aunque allí el volumen suele superar el necesario, la mayoría lo perdona en aras de pasar un buen rato y «mover el esqueleto». Mientras no se torture a los vecinos —como también sucede— no hay nada que objetar.

Sin embargo, más allá de las discotecas sin insonorizar o de quienes se empeñan en imponer sus gustos musicales al barrio, crece una tendencia que apunta a poner la música alta en los espacios públicos porque sí, porque es sinónimo de actividad, de fiesta, de «aquí está pasando algo».

Así se inscribe el caso de un museo municipal que ofrecería un evento relacionado con la historia a las diez de la mañana, y desde las ocho sacó un par de bafles a la calle «para que la gente se embullara».

En vez de un clima grato, se generó incomodidad. Los invitados debían hablar a gritos y los artistas convidados apenas podían ensayar; pero el técnico de audio no se sintió aludido, él creía su labor impecable, exitosa, y sus jefes parecían concordar.

Esa es la cultura del bafle: «¿hace falta animar un acontecimiento de cualquier índole?, pues pongamos el equipo a todo dar». Ningún género resulta agradable si agrede los tímpanos, pero no son la trova, la rumba y ni siquiera la popular bailable las más favorecidas en estos casos. Por el contrario, el reguetón más crudo y plagado de antivalores parece ganar la pelea.

De tal forma se vulnera la política cultural cubana y se revela una falta total de sensibilidad artística y entendimiento del disfrute estético. Es inconcebible que incluso en instituciones del sector de la cultura se opte por la música ensordecedora como vía para asegurar el esparcimiento.

Solucionarlo no exige solo decretos o leyes. La decisión de qué temas poner y a qué volumen debe recaer en personas preparadas, con un sentido aguzado del arte y sin enfoques reduccionistas referentes a la recreación.

En una sociedad como la que aspiramos a construir, divertir a los otros también debe implicar educarlos, generar consensos sobre la base de excluir el mal gusto, la chabacanería, las expresiones discriminatorias, misóginas y sexistas.

Que alguien sepa manejar un equipo de audio no lo califica automáticamente para dictaminar qué se pone o no; cabe entonces preguntarse si a esos técnicos, la mayoría muy jóvenes, se les da la oportunidad de superarse, u otras atenciones que hagan menos fugaz su paso por esa labor.

La batalla por la cultura es quizá de las más fuertes que a la nación le toca librar; la música no puede ser nunca vehículo para enajenar y sí para enaltecer. Constituye prioridad evitar que el consumo de arte devenga contaminación acústica, más en un país con una tradición musical tan rica como Cuba.

http://www.juventudrebelde.cu/opinion/2016-11-15/la-cultura-del-bafle/

Centro Coral: El viacrucis de una casa

El deterioro constructivo de la institución no solo la ha sumido en un virtual anonimato, sino también lesionado una parte esencial del patrimonio intangible en Matanzas

“Las condiciones deplorables atentan contra la preparación. La voz sufre”, afirma Líber Lora.
“Las condiciones deplorables atentan contra la preparación. La voz sufre”, afirma Líber Lora.

Muchos jóvenes, y algunos no tanto, desconocen que en la calle de Medio -frente a la tienda La Reina y a la izquierda de la miniplanta de helado- se encuentra el Centro Coral. Hace ya varios años que los niños y adolescentes no acuden allí a aprender del canto, ni los amantes de la música asisten a algún memorable concierto.

Difícil se torna imaginar que tras esa puerta ensaya el prestigioso Coro de Cámara de Matanzas (CCM), negado a abandonar su sede en las aguas de la desidia; porque como bien cuenta su director, el maestro José Antonio Méndez Valencia, “todo empezó con un pequeño hueco que se fue haciendo grande”.

Y LA ABERTURA CRECIÓ          

En 2008, el Coro partió a Venezuela como parte de la Misión Cultura. Durante su estancia, dos ciclones azotaron la Isla. El último levantó por una esquina la manta que recubría el techo y dejó un resquicio por el que penetraba la lluvia.

“Mi esposa me contó por teléfono lo que pasaba, y yo se lo comuniqué a la entonces directora provincial de Cultura; quien contestó que para cuando regresáramos estaría resuelto. Nunca se arregló”, relata Méndez. Así inició lo que él califica como un viacrucis, porque la abertura creció y los estragos de la humedad sobre paredes, carpintería, vitrales y muebles, también.

El techo de la parte posterior de la casa aún no se ha cambiado y las filtraciones afectan la estructura.
El techo de la parte posterior de la casa aún no se ha cambiado y las filtraciones afectan la estructura.

Alrededor del 2010, una brigada de la Empresa Provincial de Mantenimiento y Construcción del Poder Popular intervino en el edificio. “No llegaron a feliz término, decían que el Centro de la Música no pagaba.

“En 2015, cuando se dedicó el Festival Cubadisco a la música coral, hablé con Orlando Vistel, presidente del Instituto Cubano de la Música, entonces se destinó dinero a la reparación y contratamos a una brigada de cuentapropistas”. Luego de problemas con la moneda de pago, lograron que se cambiara la cubierta de la parte delantera de la casa.

En la actualidad, aguardan por capital para culminar las labores; una espera matizada por encuentros con la Uneac, representantes gubernamentales, y promesas de chequeos al avance de la obra que nunca tienen lugar.

LA CASA DE LOS COROS

En la edificación radicó el Conservatorio de Música Señoritas Cóndor Ruiz de La Torre, cuya familia la donó al gobierno, y este, a su vez, se la otorgó a la Dirección de Aficionados de Cultura en la segunda mitad de la década de los 80, con el fin de establecer el Centro Coral para Niños.

El objetivo no era convertir a los infantes en músicos sino que pudieran cantar. “Venían dos veces a la semana, llegaron a ser alrededor de 300. Así se consolidó un movimiento del que surgieron el Encuentro Provincial de Coros, el Seminario Nacional para Instructores de Arte, discos, documentales; y la misma experiencia de enseñanza se extendió a las municipios. Como para entonces yo dirigía el Coro Profesional, también vino para aquí”, relata Méndez.

De tal forma, aquella comenzó a conocerse como la casa de los coros. Allí tuvieron su espacio las cantorías infantiles, coros aficionados de centros de estudio e, incluso, la Cátedra de Canto y Dirección Coral de la Escuela de Nivel Medio de Música.

Líber Lora Carballo, quien se inició en el Coro del Pedagógico y hoy integra el CCM, recuerda lo hermoso y confortable de la institución. “Había una sala de conciertos bien conformada, y presentaciones todas las semanas”.

Tal labor menguó debido al detrimento del inmueble. “No podemos traer a ningún niño porque cualquier perjuicio sería responsabilidad nuestra. Las cantorías buscaron espacios alternativos y la mayoría ha desaparecido”, afirma Reynaldo Montalvo Carreras, integrante de la agrupación coral.

foto-3No obstante, aunque en determinados momentos ensayó en locales ajenos, el Coro se mantiene en el lugar y ha trabajado bajo el influjo de la lluvia, el viento y la pobre iluminación, dispuesto a defender su sede.

Montalvo comenta que en tales condiciones tragan polvo y su colega José Miguel Alfonso Campos habla del calor, el peligro y de cómo las paredes vibran con el sonido. Aunque reafirman la incidencia negativa sobre el rendimiento y la motivación, coinciden en que ello no les ha impedido participar en eventos e intercambiar con otros coros.

Diosdado González Granda, uno de los miembros de mayor experiencia, opina que ahora resulta muy difícil encontrar un cantor. Y en realidad, la falta de un relevo que se forme desde la infancia se halla entre los saldos negativos. “La sala White no funcionó por muchos años, el Teatro Sauto continúa cerrado, no teníamos donde presentarnos y el público se perdió”, añade José Miguel.

La música coral constituye una faceta del patrimonio intangible de la provincia; y varias generaciones de matanceros solo han disfrutado de un escaso contacto con ella. Este Centro no merece el destino de las reparaciones indefinidas. Ojalá su esplendor y vitalidad regresen pronto.

foto-5

foto-6

foto-8

foto-9

 

Disentir también vale

¿Para qué dices esas cosas si al final nada cambiará? Afloja. La vida siempre ha sido la misma. Solo conseguirás ‘marcarte’ y los otros continuarán su camino frescos como lechugas.

Más de una vez me lo han dicho, incluso personas que estimo. Yo siempre contesto que cuando creo que algo está mal tengo que decirlo o escribirlo porque si no ‘reviento’ de la impotencia; que si siguiera tal lógica no tendría este trabajo ni viviera en este país; y que asentir sin concordar me parece el más ignominioso de los crímenes.

Por supuesto que tal postura conlleva complicaciones, imagino lo mismo en Cuba que en Transilvania. Hay personas a quienes les incomodan los que critican, los que dicen aquello que los otros no quieren escuchar, los que se alejan de las versiones complacientes.

En este archipiélago, si bien un proceso revolucionario de más de cinco décadas pone en primer plano la participación popular como esencia, interpretaciones erradas validaron durante muchos años la idea de que había que estar de acuerdo siempre, porque lo contrario contribuía a la fragmentación y al debilitamiento de las estructuras.

Junto a ello creció la costumbre de someter casi todo a votaciones a mano alzada, puramente formales, desde el orden del día de una reunión hasta la ubicación laboral de un grupo de graduados universitarios (aunque alguno no esté contento con lo que le tocó y el resto lo sepa).

Los votos en contra y las abstenciones devinieron rara avis. En una suerte de actuar mecánico e irresponsable hay quien levanta la mano en el barrio o el centro de trabajo sin haberse leído el documento, conocer a la persona que se propone, o coincidir en la decisión que se establece.

En algunos casos, salen enfurruñados, comentando con el de al lado lo que pudo decir en el momento y se calló; en otros -los peores- ni les importa: ya la apatía se les instaló dentro.

Pero disentir también vale, y no conduce a la desunión, sino a  la confrontación sana. Solo de las contradicciones, y eso lo sabe bien quien le prestó un poquito de atención a la teoría marxista, nace el desarrollo.

Si la cultura del debate –y que a nadie le quepa duda de que constituye una cultura- estuviera más acendrada en la nación, en sus espacios de socialización, en los medios de prensa, e incluso en las instancias gubernamentales, muchos problemas podrían solucionarse a tiempo. Sin embargo, la mayoría de las veces quedan como cuerpo para autopsias, y entonces de nada sirve afirmar: yo siempre lo supe.

Sé que muchos que presumen de pragmáticos, a esta altura del comentario podrían cuestionarme: todo eso parece muy lindo, pero si digo lo que creo en un momento que se considere inoportuno puede ocurrir que hagan caso omiso de mi opinión; el jefe me mire con mala cara y después me ‘ponga el pie arriba’; o me den fama de incómodo.

Y sí, pero también puede que quienes no habían notado la deficiencia abran los ojos; o los demás reconozcan en su reflexión sus propias insatisfacciones; y siempre quedará la buena conciencia del revolucionario: haber hecho lo correcto.

La dirección del país llama al pueblo a buscarse problemas, a exterminar el dañino falso consenso. Para lograrlo nos falta un trecho y ahí entra el sacrosanto cambio de mentalidad.

Quien ocupe una responsabilidad cualquiera debe prepararse no solo para que cuestionen su gestión, sino además para sacar de esos cuestionamientos las mejores experiencias. Si, por el contrario, asume la crítica como una ofensa y la emprende contra la persona, ya está suspenso.

Del mismo modo, todos debemos interiorizar que el resto no siempre coincidirá con nuestra forma de entender los procesos y eso no es malo, al contrario. Además, ejercer el criterio constituye un derecho inalienable. Solo construiremos una nación superior si naturalizamos las confrontaciones y entendemos que la unidad nace de una construcción conjunta; y esta, sin debate real, resulta imposible.

La curandera de Macagua

La curandera de macaguaNunca antes había puesto los pies en casa de una curandera. Crecí en un barrio demasiado urbano o quizá carente de historias de otros tiempos para que esa parte raigal de la cultura cubana entrara en mi imaginario.

Pero una periodista neófita siempre anda a la caza de gente singular, interesante, y el olfato reporteril se activó cuando de paso por Los Arabos me contaron de aquella anciana que en Macagua sana con las manos. Los propios médicos mandaban a los pacientes a que la vieran, decían, y también supe de su estirpe de personaje respetado y casi de leyenda por esas tierras.

Poco tiempo después, volví apertrechada de grabadora, libreta de notas, bolígrafo, y tomé asiento delante de una mujer que no parece tener 94 años, sonríe con inocencia de niña, y analiza con sutileza a sus interlocutores. Engracia Ordóñez Abreu no oye muy bien, sin embargo parece disfrutar las preguntas, tal vez porque le dan la posibilidad de revivir lo que se ha ido.

“Yo nací a las doce del día del 16 de abril de 1922, un viernes santo, cerca de Motembo. Éramos catorce hermanos. Llegué aquí a los siete años porque mi padrastro trabajaba en el central Zorrilla. Cuando tenía nueve, curé al primer niño, se llamaba Adelaido Borrego y vivía en Cuatro esquinas. Le pasé la mano, lo santigué y se le bajó la fiebre.

“El don no vino de mi mamá; a la familia nunca le gustó que me dedicara a esto. Sé que a los dos años sufrí un desmayo. Después vi al muerto debajo de la mata de naranjas”.

Engracia disfruta con la incredulidad que no logro ocultar, sonríe con picardía y mueve la conversación hacia temas que supone más ortodoxos para mí.

“A los diez años era doméstica en casa de Anita Valladares. Un día el cura se quedó mirándome y mandó que me llevaran a la Iglesia. Así hice la comunión, y salí a hacer el bien a todos, a los niños, los ancianos. Cocinaba y pasaba la mano, incluso a los doctores del pueblo.

“Con 17 años conocí a Miguel, de 27, y nos casamos en el juzgado. Él tuvo que poner una cruz en su nombre porque no sabía escribir. Yo sí, la hija de la señora para la que trabajaba me enseñó y también a leer bonito.

“A mi marido tampoco le agradaba lo de la sanación, le molestaba la casa llena de gente desde temprano, pero tuvo que adaptarse. Tuvimos siete niños. Mis hijos ya son viejos, hace dos meses perdí uno”.

Hace silencio. Luego dice que no quiere pensar en eso, ni saber qué día es. Nani, la sobrina que nos acompaña en la conversación, cuenta que era militar retirado, y a los 59 años un infarto le causó la muerte.

Así conozco que también Miguel murió, hace quince años, y que Engracia vivía en un rancho donde ahora se encuentra el patio. El Gobierno del municipio le construyó la casa nueva, pequeña y confortable, toda de mampostería. La curandera de rostro dulce mueve el tabaco entre sus dedos, se sacude la tristeza con un gesto impreciso e interrumpe para agregar: “Y ayer me trajeron el sillón de ruedas”.

La curandera de MacaguaEntonces recuerda la época en que sacaba pasto para los bueyes y “ganaba bien porque trabajaba bien”. Ahora vive con modestia, no cobra por curar. Dicen los que la conocen que llegan a verla personas de toda Matanzas, Las Villas, La Habana, hasta cubanos que viven en el extranjero. Y algunos le regalan; mas si ella percibe que tienen poco se les adelanta para advertirles que no quiere nada.

“Cuando alguien tiene muchos problemas, y ella puede ayudarlo con lo suyo, lo hace”, relata Nani y para satisfacer mi curiosidad, mientras su tía permanece pensativa, refiere que acuden personas con cualquier tipo de padecimiento, “no hay que preguntarle nada, solo pone las manos sobre el cuerpo del paciente y habla, como si hiciera un ultrasonido”.

Con suspicacia, pregunto a la sobrina si no habrá heredado algo del polémico talento y no tarda en responder divertida: “qué va, yo no creo, solo respeto”.

Engracia no permite que le roben la atención de su visita, rememora los tiempos en que fue dirigente de la Federación de Mujeres Cubanas y enseña los papeles que guarda de aquellos años. Solo en ese momento me percato de que no ha preguntado mi nombre, ni por qué llegué con tantas interrogantes, asumo que, o lo sabe, o no importa mucho.

“Vuelve pronto”, dice al final del encuentro y se lo prometo. En el largo viaje de vuelta a la ciudad de Matanzas, pienso que no puedo atestiguar sus virtudes curativas. Una joven atea como yo sabe poco de esas cosas y entiendo al fin que ahí no yace lo esencial del asunto.

La curandera de Macagua guarda en sus memorias la historia viva del lugar. Un devenir signado por estrecheces, carencias, logros… Con su afán de hacer sentir mejor a los demás, se ha ganado admiración y cariño. Es patrimonio de su gente, testigo, y ante tal verdad sobran todos los cuestionamientos.

Engracia disfruta su nuevo hogar.

Un cuento para el Onelio

DSCF3219Este cuento comienza con una niña.

Una niña con espejuelos y cerquillo sobre los ojos.

Una niña que fue de los textos con ilustraciones a las novelas de aventuras, y de ahí a la literatura rusa, y ya no tuvo fin eso de encontrarse en los libros.

No es tan difícil pasar de las historias ajenas a querer escribir las propias. La niña inventó cuentos (muy malos por cierto) y un día se sorprendió ante el televisor absorta por escritores de “verdad” que cursaban algo llamado Curso de Técnicas Narrativas del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Deseó ser como ellos y estudiar así, en serio, la literatura, pero ella era solo una niña y sus cuentos muy malos.

Es injusto, las niñas crecen y esta también. La escuela se hizo más compleja y tuvo que escoger una profesión. Se hizo periodista porque quería cambiar el mundo y escribir. Así empezaron a hacerse adultos los poemas y los cuentos.

De la literatura no se escapa.

Un día encontró la convocatoria del Onelio en el periódico. Epifanía.

Arrastró a otro aprendiz de escritor -uno que amaba, por cierto- a la aventura y dejaron sus cuentos en un sobre para que decidieran si aquello valía la pena.

DSCF3225Y la valieron. De tarde, Ivonne Galeano (coordinadora del curso) le dijo por teléfono a aquella niña a la que un día le pronosticaron que se enfermaría de tanto leer, que estaba aprobada, y su compañero de andanzas quijotescas tuvo la misma suerte.

DSCF3195Al Onelio se va a soñar o no se va. Raúl Aguiar, Sergio Cevedo y Eduardo Heras León se encargan de que nadie baje los brazos, de que todos se crean lo de escritores y entiendan que sin trabajo no es posible parir ni un cuento, ni nada.

En el Onelio yo, la niña, hice amigos tremendos, que me conmovieron. Lloré de emoción y aprendí que la historia cobra sentido en los labios de quienes la sufrieron.

Me convencí de que la desorganización no es consustancial a la idiosincrasia cubana, eso sí es cuento; que todavía quedan sitios donde se cumplen horarios, actividades y se respeta el tiempo ajeno.

Se me sembraron, creo que para siempre, unas ganas tremendas de escribir, de no ser mediocre, de no perder el tiempo en cosas insulsas.

DSCF3192 DSCF1886El Centro Onelio ha sido y es para muchos el lugar de todas las quimeras. Para la niña y su esposo, también.

Aún se me estrecha la garganta cuando narro esto, aún no me lo creo.

Kafka, Cortázar, Hemingway, Yourcenar, Carpentier, Saramago se me sientan al lado, me sonríen, tal vez con condescendencia, tal vez con simpatía y yo le debo al Onelio acercarme tantos fantasmas y todas las locuras necesarias para manejar la palabra.

Si no logro hacerme escritora, aún así le agradeceré por siempre abrirme tantos mundos paralelos, todas las ganas de ser, y la humildad.

IMG_20160625_121526

DSCF1935

20160625_133822

La lúcida “locura” de enseñar

Ellos dicen que “quien trabaja siempre tiene algo que hacer”. Descreen del poder inmovilizador que apareja el fatalismo geográfico, y tampoco consideran que su labor sea nada del otro mundo, sino “lo que corresponde”.

Sin embargo, aquellos que se tropiezan por vez primera en las calles de Los Arabos con el afán emprendedor de Katia Chávez Díaz y Freddy Casanova Ortiz, quedan sorprendidos. No son frecuentes –ni siquiera en la capital provincial- tales deseos de impulsar el acercamiento a la palabra escrita como remedio para desterrar los vacíos espirituales.

En el festival El Parque de las metáforas los niños descubren y recrean esa figura literaria, y la plasman con tiza en el piso. Así los vocablos inundan el espacio principal del pueblo y relegan la apatía, objetivos de ambos especialistas de Literatura de la casa de cultura Nipón Mondéjar. Pero más insólitas aún son sus ocurrencias, como la pasarela de mascotas disfrazadas, a la que ya no solo llegan perros, sino también gallinas y hasta un hámster.

“Tres personas trabajamos con la manifestación e impartimos los talleres de apreciación literaria en los distintos niveles de enseñanza, a partir de cuarto grado; también se encuentra el de creación. Gratifican los premios de los alumnos en los concursos nacionales; pero todavía más, cuando alguno supera todas las etapas y continúa escribiendo”, explica Freddy.

Él mantiene, asimismo, la tertulia mensual Vino arabense; la peña El ingenioso hidalgo, que aboga por la prevención de las ITS; y el espacio Sin barreras, con personas discapacitadas. Katia, quien comenzó como tallerista, reparte su tiempo entre los pequeños y los longevos, porque la palabra no cree en edades.

Así, defiende tanto El árbol que escucha, para los niños de primaria, como Cultivando la oralidad, en el Hogar de ancianos, donde le dicen ‘la alborotadora’ porque “mi objetivo es hacerlos reír”. De igual forma, se dedica a la Sobremesa literaria en el comedor comunitario.

En el verano y las semanas de receso también hay tareas pendientes, porque no puede primar la inactividad y tampoco suceder que el cuento y la poesía se pierdan a un cultivador por falta de oportunidades. No tienen recursos materiales, ni siquiera una computadora donde teclear los trabajos, y mucho menos acceso a Internet, mas se las arreglan para enviar las obras lo mismo a Madrid que a Tegucigalpa.

No hay concurso que se les escape y se atreven a más, convocan a uno nacional, el Benigno Vázquez. De tal forma, llegan escritores de toda Cuba a Los Arabos y los satisface, no grandes premios ni comodidades materiales, porque no existen, sino la calidez humana de unos organizadores que lo dan todo, hasta su casa.

Gracias a las gestiones, varias entidades locales entregan premios colaterales, y aunque desde la divulgación hasta el hospedaje se precisan esfuerzos titánicos, el número de obras en certamen aumenta cada año.

Quizás parezca locura empeñarse en la enseñanza y la creación de la literatura desde un municipio distante, signado por la pérdida de tradiciones, el envejecimiento poblacional y el éxodo de los jóvenes. No obstante, hay locuras que salvan el día, y mucho más.

Teatro Principal: De olvidos y resistencia

Sin temer al tiempo y su poder destructivo, la fachada del Teatro Principal permanece en pie, estoica y digna. Desde el anonimato, en la calle de Manzano entre Ayuntamiento y Jovellanos, parece como si detrás de sus muros hubiese una puerta al pasado. Se resiste a morir, aunque han transcurrido más de 150 años desde que cerrara.

Cuentan quienes tuvieron la dicha de volver a él en este siglo, que unas golondrinas se quedaban en un cable, muy quietas, mirando los ensayos; y a ellos se les antojaba que el alma de Milanés estaba cerca. Sentían la espiritualidad de un edificio vivo, donde las obras del romántico bardo –El Conde Alarcos entre ellas- se hicieron realidad.

TIEMPO QUE FUNDA Y OLVIDA

Han sido pocos pero fervientes los apasionados por su historia. El investigador y etnólogo Israel Moliner Castañeda publicó el libro  Teatro Principal de Matanzas, que vio la luz en la primera década de este siglo, en medio del empeño por sacar al edificio del abandono.

El conservador de la ciudad la califica como una de las principales edificaciones patrimoniales de Matanzas.

La historiadora Mireya Cabrera Galán comparte el amor por El Principal. “A diferencia de lo sucedido con los anteriores escenarios de la urbe, no era improvisado, se construyó para ser un teatro y fue el primero de importancia aquí, además de trascendente en el país. Ello a pesar de su factura modesta –no se define aún quién fungió como arquitecto-, las dimensiones pequeñas y los problemas de ventilación, sobre todo en el palco principal, donde se ubicaban las autoridades. La fecha exacta está por precisar, pero todo apunta a que abrió en 1830”.

Refiere la investigadora que actuaron allí la Compañía de Ópera Italiana de La Habana con Concepción Cirártegui, primera cantante profesional de ese género en la Isla. En 1848 la matancera Úrsula Deville protagonizó Norma de Bellini.

También destacan los nombres del violinista José White, el pianista norteamericano Luis Moreau Gottschalk, Francisco Covarrubias (reconocido como el fundador del teatro cubano) y la  bailarina clásica austríaca Fanny Elssler, cuya presentación se considera uno de los grandes sucesos culturales de la etapa.

Por más de 30 años brilló, pero resultaba muy angosto y no se correspondía con las apetencias de la segunda plaza mercantil y artística de Cuba. Con el surgimiento del Esteban (Sauto) se apagó paulatinamente y fue logia, lavandería, garaje, vivienda, almacén, comedor obrero…

RESCATAR ES VENERAR

Miriam Muñoz, actriz y directora de Teatro Icarón, sufrió la veneración por El Principal. En 1997 comenzó la labor comunitaria en La Marina, que incluía el trabajo con niños y padres, y el rescate del teatro. Entonces sufrió el rechazo de algunos vecinos que no entendían. Poco a poco, y con el apoyo de la delegada, la comunidad se entusiasmó. No sucedió así con los trabajadores de un comedor perteneciente a Comercio que radicaba en los bajos.

Fueron muchos los conflictos, pero con el apoyo del Poder Popular, que le entregó el espacio, logró resarcir parte de las deficiencias estructurales y, junto a su naciente proyecto Alas de teatro, dar funciones de martes a domingo. “Fue vital Rolando Estévez. A las tertulias mensuales asistieron Antón Arrufat, Nancy Morejón, Enrique Pineda Barnet… Después de cien años volvían a encenderse las luces”.

Aún se conmueve cuando recuerda el dictamen de peligro de derrumbe de un lugar que consideraba su casa. “Se logró un trabajo de apuntalamiento increíble y seguimos. Hasta que un día en la planta baja afectaron una columna principal mientras hacían un arreglo y me avisaron que una pared había colapsado. Yo no quería irme, mis actores tampoco, pero ante el peligro y la inercia tuvimos que despedirnos en el 2006, y lo hicimos con un performance, vestidos de luto”.

El dramaturgo y director de la Casa de la Memoria Escénica, Ulises Rodríguez Febles rememora ese empeño, “contribuyó a que el pueblo matancero volviera la mirada hacia uno de sus escenarios más significativos. Se gestó un espacio pedagógico y creativo, un movimiento teatral. Ver una obra propia representada allí te conectaba a nivel simbólico con la historia, con Milanés”.

LUCES…

La restauración del Teatro Principal se concibe desde el Consejo de las Artes Escénicas y la Oficina del Conservador. Aunque solo quedan cuatro paredes y la fachada, planifican mantener esta última y hacia el interior edificar un espacio dedicado a la danza.

“Se prevé que sea sede de un proyecto danzario y también del naciente conjunto lírico. Ahora se gestiona el financiamiento con colaboración extranjera. Apoyamos el proyecto, hablamos de él en todas partes. Es uno de los pocos teatros nombrados Principal que se mantiene en pie en el país”.

Muchos se preguntan en virtud de qué artificio resiste este sitio todos los olvidos de sus 186 años de existencia. Quizás presiente que no muy tarde vivirá tiempos mejores, en los que no solo una pequeña placa rinda tributo a lo que fue.

Del Prado a Matanzas

Cerca de 60 reproducciones fotográficas a tamaño real de obras pertenecientes al Museo del Prado exhibirá el centro histórico de Matanzas a partir del 24 de junio próximo.

Según refirió Leonel Pérez Orozco, conservador de la ciudad, en la galería Pedro Esquerré y los portales de la Plaza de la Vigía podrá apreciarse la muestra de arte universal, que incluye explicaciones sobre los cuadros y la institución que los atesora.

El caballero de la mano en el pecho, de El Greco; El tres de mayo de 1808 en Madrid, de Goya; y Las meninas, de Velázquez, son algunas de las obras incluidas. Las mismas permiten apreciar varias escuelas que marcaron la evolución del arte pictórico europeo.

La exposición llega a La Atenas de Cuba luego de permanecer en la reja perimetral del Castillo de la Real Fuerza en La Habana; y corresponde al proyecto itinerante El Prado en las calles, que desde el 2015 ha llegado a las urbes de Tegucigalpa, Ciudad de Guatemala y San Salvador.

Posteriormente, visitará más provincias cubanas; y se prevé que este año arribe también a Asunción, Lima, La Paz, entre otras.

Fotos: Ismael Francisco (tomadas de Cubadebate)