Una ciudad fotogénica: Singapur en 10 imágenes

256 (2)67891013

Anuncios

Bahía nuestra

dscf4427Somos una ciudad privilegiada, porque el mar nos protege y nos define. Dicen algunos matanceros que no se sienten cómodos en lugares sin costas, les parece que se ahogan y que sin el agua, su presencia, olor, sonido, o el simple conocimiento de que está tras la próxima calle, experimentan el peor de los encierros.

Quizás esta bahía regia, serena, pero a la vez íntimamente relacionado con la rebeldía y la matanza que nos nombra, tenga mucho que ver con la idiosincrasia matancera: parsimoniosa, intimista, poeta y a la vez altiva, defensora a ultranza de sus espacios.

Poder mirar una bahía como esta, cada día, es un regalo que a veces pasa inadvertido. Solo hay que estar lejos de ella poco tiempo para valorarla en su justa medida.

dscf4426

dscf4429

dscf4437

dscf4453

dscf4452

En fotos, la historia de un puente

El puente Sánchez Figueras – muchas veces denominado por los matanceros tan solo como el de San Luis- acaba de cumplir 100 años. De tal forma, Matanzas alcanza la excepcionalidad de ser una ciudad con cinco puentes centenarios en activo.

Antes de esta estructura, cruzó el río San Juan, muy cerca de allí, el puente de La Carnicería, ideado por el genial Jules Sagebien. El de Madera fue su sucesor. Pero en 1916 se inauguró el Sánchez Figueras, y parece que para quedarse.

Entre 2012 y 2013 una reparación capital le devolvió su belleza y solidez, y hoy permanece con la seguridad de los centenarios.

Los matanceros tenemos una deuda con este y el resto de nuestros puentes, preservarlos, no dejar que el tiempo los derrote.

1

2

3

4

5

6

7

Dibujo 6

9

8

10

11

12

13

14

Matanzas, ciudad de puentes centenarios

El puente Sánchez Figueras (1916) en la calzada de San Luis, sobre el río San Juan, cumplió 100 años este 16 de agosto; y con ello, Matanzas se convierte en una ciudad con cinco de esas estructuras centenarias en activo.

Una singularidad que, según el Ing. Luis R. González Arestuche y el Arq. Ramón Recondo Pérez, no se repite en el país y, hasta donde se conoce, tampoco en América. Solo se le acerca Oporto en Portugal, que posee tres.

“Merecen ser Patrimonio de la Humanidad. Cada uno tiene una función bien definida y forma parte del entorno arquitectónico de la urbe”, afirmó Recondo durante una conferencia dictada por ambos especialistas en la sede provincial de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba.

El Sánchez Figueras fue proyectado y ejecutado por los ingenieros Armando Macías y Conrado Martínez, respectivamente y su construcción, en la que trabajaron los mejores operarios del país, solo demoró un año.

Considerado el segundo puente de hormigón armado edificado en la Isla (aunque algunas líneas de investigación lo postulan como el primero) recibió, entre 2012 y 2013, una reparación capital calificada de muy efectiva, que subsanó sus graves daños.

Sin embargo, quedan pendientes el rescate de la iluminación original, y medidas eficaces para protegerlo de la inconsciencia ciudadana, expresada en la colocación de carteles, la pesca y el lanzamiento al cauce desde él.

Vivimos de espaldas al agua; con tres ríos navegables no se aprovecha la transportación marítima” comentó Arestuche, al tiempo que llamó a poner más atención sobre esa parte integrante del urbanismo matancero y los puentes que los cruzan.

Los otros centenarios de Matanzas – que posee 30 obras ingenieras entre puentes, pasos peatonales y pasos superiores – son el General Lacret Morlot (La Concordia) (1878), el General Calixto García (de Tirry) (1897), el Giratorio (1904) y el de hierro en el río Yumurí (1904).

Fotos: Cortesía de Ramón Recondo y Luis González Arestuche; y Abel López Montes de Oca