Ciudad de poetas y nostalgias: Matanzas (fotos)

Fotos: Yeilén Delgado

Anuncios

Cuando cae la tarde y llegan las aves

La luz del sol comienza a abandonar la ciudad de Matanzas y su parque más céntrico sufre la invasión de miles de aves. La acumulación de excrementos, además de ser antihigiénica, impide el normal disfrute del área por sus usuarios

Por Jessica Acevedo Alfonso y Yeilén Delgado Calvo

Fotos: Abel López Montes de Oca

4539463486_e4f37f7940_bloAquella tarde la ilustre visitante llegó a pocos minutos del comienzo de la actividad. Los anfitriones, acuciados por la hora, olvidaron indicarle el mejor lugar para parquear.

Nada salió mal en el evento; solo un pequeño detalle los contrarió: enrojecieron de vergüenza al despedir a la invitada, pues su carro estaba blanco de excrementos y, por ende, maloliente. Así no podía partir hacia la capital y hubo que fregarlo.

La anécdota, real, puede parecer humorística; sin embargo, la concentración de aves en el Parque de La Libertad se ha convertido en problema para los citadinos. En horas de la tarde y la noche se debe evitar el paso por debajo de los árboles, para no terminar ‘bombardeados’ con las excretas. De igual forma, se manchan el piso y los bancos; y cuando llueve, un olor desagradable se esparce por los alrededores.

Múltiples ideas se valoran para solucionar el problema sin dañar a los animales, que no tienen la culpa. Hasta el momento, ninguna se ha concretado y la invasión se reproduce cada atardecer.

LAS AVES NEGRAS…

Como consecuencia de la acción del hombre sobre los diferentes hábitats de estas especies, con el propósito de realizar actividades de interés económico, agrícola o turístico, ha disminuido la cobertura boscosa en las zonas urbanas y semiurbanas de la ciudad, provocando que estas se desplacen hacia nuevas áreas en busca de refugio o alimentos.

Al amanecer las aves despiertan al centro urbano con sus vuelos y cantos
Al amanecer las aves despiertan al centro urbano con sus vuelos y cantos

La gran bandada, compuesta por entre 2 mil y 3 mil ejemplares, que sobrevuela el centro de la urbe pertenece a la familia Icteridae, y responde al nombre científico de Quiscalus Níger, aunque también se le conoce popularmente por Chango, Chichinguaco, Hachuelade, Chinchilin y Mozambique. Esta especie puede encontrarse en las Antillas Mayores y las Islas Caimán y habita en las áreas urbanas, semiurbanas y las fincas de los llanos costeros, no así en los bosques densos.

Según explica Yasser Enrique Torres Adán, especialista de la Unidad de Medio Ambiente, “el contexto es incómodo, pues las aves emplean los árboles como sitio de dormidero; además al amanecer y el atardecer realizan sus vocalizaciones o cantos y provocan una gran molestia a los pobladores. También hacen allí las necesidades fisiológicas y sus excretas caen en los bancos y el suelo, los cuales no pueden ser limpiados totalmente”.

Desde los árboles las aves ensucian los bancos y el suelo.
Desde los árboles las aves ensucian los bancos y el suelo.

La delicada situación representa una amenaza para la salud de los concurrentes al parque, el deterioro del patrimonio constructivo y puede crear un problema epidemiológico muy complejo que derive en la manifestación de enfermedades.

Y aunque pudiera parecer un fenómeno aislado, esta problemática ha proliferado en otros países, dañando incluso, áreas de cultivos y zonas urbanas. Señala el especialista que “existen respuestas a corto, mediano y largo plazos, pero primero se deben conocer las diferentes técnicas de control de aves que afectan las ciudades y desarrollar acciones colaterales”.

Entre los métodos empleados a nivel mundial para erradicar las molestias provocadas por estas poblaciones se encuentran: el empleo de armas, sistemas acústicos, cebos con narcóticos, redes, jaulas, gel repelente antiposamiento y repelente granulado para árboles. También se ha procedido a la eliminación de nidos y huevos.

No obstante, el especialista añade que muchos de estos procedimientos requieren de equipamientos caros, y  para su uso resulta necesario asegurarse de que se opera dentro de la legalidad. En el caso de la urbe yumurina sugiere el empleo de el empleo de ge­les y productos químicos de ac­ción repelente que no dañen la capa de Ozono.Otra de las posibles soluciones sería la reforestación de la periferia de la ciudad.

LAS AVES Y EL PATRIMONIO

Por su parte, el conservador de la ciudad, Leonel Pérez Orozco, apunta que el deterioro del conjunto escultórico del Parque –ubicado en un centro histórico urbano Monumento Nacional– parte de una situación en cadena.

“La cuestión de las aves urbanas en el parque es cíclica. En una etapa fueron los gorriones, luego no había ninguna, y reaparecieron en los 90. Vienen de toda la ciudad.

“El establecimiento de la Wifi acrecentó la afluencia de personas; como en las noches los pájaros no permiten ocupar los asientos, los usuarios se concentran en el centro del área, aumentando la carga sobre la misma”.

Por supuesto que nada justifica el atentado contra el patrimonio, y otras causas, anteriormente abordadas por este Semanario, influyen; tales como las indisciplinas sociales, la no delimitación del conjunto, y la realización de actividades sin la autorización pertinente.

pajaro-4Orozco refiere además, que entre las alternativas que se manejaron para alejar a las aves, estuvo la de emitir un sonido de depredador, pero se concluyó que al no producirse ningún ataque real, estas vuelven al sitio.  Hoy se estudia la idea de situar un aparato que difunda el sonido de ave en peligro, más efectivo.

Examinar las vías  económicas y que garanticen el traslado seguro de las aves hacia otro hábitat cómodo para ellas y los yumurinos, ha de aunar a todos los implicados en el asunto: Servicios Comunales, Delegación del Citma, Gobierno y Patrimonio. Trabajar unidos, con prontitud y siguiendo los consejos de los expertos, en pos de garantizar un entorno agradable y pulcro a los visitantes del centro urbano, debe constituir prioridad para este 2016.

En Internet son múltiples los sitios que hacen referencia a diversos métodos para ahuyentar a las aves. Por ejemplo, el blog español Antipalomas y control de aves (www.controldeaves.com) refiere en un artículo titulado Espantar pájaros, que para esa tarea se deben tener en cuenta tres aspectos fundamentales. La especie: para aquellas que se avisan del peligro los aparatos de sonido, combinados con figuras de aves rapaces, son una buena opción; para las que no tienen tal comunicación resultan inservibles; mientras que los córvidos tratarán de atacarlas y se sentirán atraídos en vez de espantados. El motivo: cuanto más fuerte sea la razón por la que los pájaros acuden a un lugar, mayor será la dificultad para sacarlos; de mayor a menor dificultad: lugar de anidamiento, alimento, dormidero o posadero. El entorno: nada tiene que ver un árbol con una tienda.

A continuación, mencionan una serie de métodos, algunos de los cuales parecen sacados de un libro de tortura y esperamos que nuestros molestos pájaros matanceros no deban sufrir: pinchos antiposamiento; redes; ahuyentadores de sonido y de ultrasonido; líquidos y gases repelentes; repelentes sólidos; sistemas de electro repulsión y cables tensados; cañones de gas; siluetas de rapaces o su especie; cetrería; capturas; rapaces de radio control; y rayos láser

 

¿Quién le pone el cascabel al irrespeto?

Tanto se ha escrito en este Semanario sobre el respeto al conjunto escultórico del Parque de La libertad, que parece empeño vano volver a hacerlo; pero el silencio jamás será alternativa mientras el maltrato continúe

Este es un sitio para venerar; lamentablemente, el tranquilo panorama se transforma en horas de la tarde y noche por obra de la indisciplina.
Este es un sitio para venerar; lamentablemente, el tranquilo panorama se transforma en horas de la tarde y noche por obra de la indisciplina.

Apenas son las seis de la tarde de un sábado y atravieso, como de costumbre, el Parque de La Libertad. Mantengo el hábito de mirar hacia su centro y fotografiar, sé que encontraré alguna violación.

Esta vez no resulta diferente; aunque prefiero no publicar las imágenes y quedarme con aquella más agradable que tomé en horas de la mañana. Dos niños corren alrededor de La Libertad; desaforados, lanzan una lata vacía de cerveza que golpea el rostro de esa estatua y los pies de la imagen de Martí.

Bajan, suben, brincan, aplastan una ofrenda floral. Parece que ningún adulto los supervisa. Entonces, de algún lugar surgen dos mujeres que los llaman porque “es hora de irse”.

Recuerdo entonces lo que me comentó Gilberto Martínez Orgallez, uno de los restauradores del conjunto escultórico, cuando en 2014 intervenía el sitio: “Luchamos con el paso del tiempo, más difícil resulta enfrentar el paso del hombre”.

A LA VISTA DE TODOS

Las indisciplinas sociales que afectan a esta obra (1909) del escultor italiano Salvatore Buemi se extienden desde hace mucho tiempo. Alarma que sucedan  a la vista de todos, en un área donde se enclavan significativas instituciones gubernamentales y culturales, como el Comité Provincial del PCC, la sede del Gobierno Provincial, la Dirección de Salud Pública, el Museo Farmacéutico, la Sala White, el cine Velasco, entre otros.

Sobre el conjunto ­-Monumento Local y situado en un centro histórico urbano Monumento Nacional- afirma Bielka Cantillo, directora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, que posee valores singulares, no solo por su simbolismo o importancia artística sino además por su relación con acontecimientos históricos capitales para la historia de Matanzas que se protagonizaron allí.

“A las estatuas les ponen botellas de ron, les echan refresco por la boca. Dejan restos de comida, paquetes de galletas. Hay que respetar, no se deben realizar actividades que aumenten la carga sobre el sitio, como ocurrió durante los carnavales con las piscinas inflables”, agrega.

Al respecto, Mayra Hernández de León, directora de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, añade que cuando ocurrió ese último incidente, las autoridades de Patrimonio se dirigieron hasta el Gobierno Municipal, y su presidenta les dijo que al día siguiente las retirarían hacia El Tenis, “pero se quedaron en el mismo lugar hasta el final de las fiestas”.

Relata, asimismo, que aunque se reitera que no se puede hacer nada sin consultar antes con Patrimonio, en la práctica no sucede. “Solo Artes Escénicas pide nuestra autorización para sus espectáculos. La Ley No. 2 de Protección de Monumentos Nacionales y Locales, en su artículo 14, establece que solo nosotros podemos permitir iniciativas en tales espacios”.

Para instalar la wifi en la II Plaza de Armas de la urbe tampoco se consultó a dicha institución. Tanto Hernández León como Cantillo explican que consideran muy beneficioso ese servicio; sin embargo, propicia la concentración de personas, la proliferación de venta de fiambres y la agudización del maltrato a las esculturas.

Nada justifica el daño a un monumento, pero los usuarios de Internet deciden sentarse en su base por varios motivos: los bancos no dan abasto, la iluminación es mejor hacia el centro y solo allí se está salvo de las excretas de los pájaros. También para protegerse del inclemente sol.

Según Leonel Pérez Orozco, conservador de la ciudad, el Citma estudia una alternativa para sacar las aves del lugar, sin dañarlas. En próximas ediciones del Semanario se tratará en profundidad el tema; no obstante, permanece la alerta ante un fenómeno que conlleva deplorables condiciones higiénicas, peligros para la salud humana y mal olor insoportables, junto a la incomodidad para los usuarios.

“También preocupa el caso del Parque de la Catedral, la edificación experimenta un proceso de conservación a la vez que el área se deteriora. A la estatua de Milanés le hacen de todo, casi siempre funciona como un banco”, declara Hernández de León.

¿SOLUCIONES DEFINITIVAS?

La Oficina de Monumentos carece de cuerpo legal para hacer cumplir lo legislado  y a veces parece que se desgasta en una lucha donde prevalecen los oídos sordos. Se irrespeta la historia patria, se rompen las leyes y no hay multas ni llamados de atención, cuando incluso algunos actos califican como vandálicos.

Entre las recomendaciones de conservación preventiva del equipo que trabajo en las esculturas hace varios meses, estuvo limitar el acceso libre del público al monumento y conformar un diseño para el sistema limítrofe. Aún nada se ha hecho.

El conservador de la ciudad apunta que luego de varias discusiones se propuso al Gobierno demoler las escaleras y sembrar un cantero de plantas alrededor, “se retomaría la estructura original que se mantuvo hasta la década del 70, cuando se construyeron tales accesos. La propuesta debe pasar luego a Servicios Comunales. Creemos que a finales de diciembre o principios de enero se acometa”.

La primera opción -colocar una reja que rodeó a la estatua de Fernando VII emplazada en dicha plaza y luego en el Paseo de Martí- se desechó, pues algunos especialistas consideran infeliz la idea de cercar a La libertad.

Cuando la indisciplina ha alcanzado tal grado de impunidad y la poca civilidad se evidencia, se impone la pregunta:?podrá un  simple cantero evitar que el área siga siendo merendero, área de juegos infantiles o banco? Esperemos; si no, habrá que acudir a la reja como en tantas partes del país y del mundo. Lo que no puede continuar es el deterioro de un símbolo que ha sufrido mucho en los últimos años, para vergüenza de quien se sienta matancero.

Marta Valdés: “Matanzas me salvó la vida”

Marta-Valdes-cubaEntre penumbras, despacio, José Jacinto Milanés toma asiento a su lado, se quita la rosa de la solapa y se la entrega. Ella lo mira con amor, tal vez con la misma pasión interrogante que años atrás colocó en la canción dedicada al bardo. Entonces, el público aplaude como si nunca quisiese parar.

Así culminó en la sala Pepe Camejo el concierto homenaje a Marta Valdés Matanzas, la ciudad que le faltaba al mundo, con guion y dirección de Rubén Darío Salazar; y en el cual se le entregó a la Premio Nacional de Música el sello por el bicentenario de Milanés.Leer más »

Trasancos: maestro, titiritero, siempre soñador

DSC_6753
“No me fue posible tener hijos, por eso ofrecí toda mi vida a los niños y aún lo hago. Les enseño a hacer marionetas y manejarlas.”

Fotos: Ramón Pacheco Salazar

Luis Sandalio Trasancos González (Colón, 1939) transpira energía. A los 75 años recorre las calles de su ciudad natal con la rapidez de quien sabe muchas las cosas por hacer y demasiado corto el día. Merecedor del Premio Nacional de Cultura Comunitaria dedica su existencia a provocar sonrisas y promover el arte desde su terruño, pues se declara profundamente provinciano, matancero y colombino.

Casi 50 años ha consagrado a los más pequeños, a mostrarles la maravilla de crear, “no me fue posible tener hijos, por eso ofrecí toda mi vida a los niños y aún lo hago. Les enseño a hacer marionetas y manejarlas.”Leer más »

Entregan en Matanzas premio Provincial de Artes Plásticas 2013

“Hay muchos creadores excelentes que merecían este reconocimiento antes que yo. Resulta un gran reto porque me obliga a continuar como un artista comprometido con la realidad matancera y a ofrecer siempre un producto interesante, novedoso”, afirmó Oliva.
“Hay muchos creadores excelentes que merecían este reconocimiento antes que yo. Resulta un gran reto porque me obliga a continuar como un artista comprometido con la realidad matancera y a ofrecer siempre un producto interesante, novedoso”, afirmó Oliva.

Atendiendo a la calidad técnica de su obra, ajena a los facilismos visuales y que consolida una imagen particular y expresiva, se concedió el Premio Provincial de Artes Plásticas 2013 a Carlos Miguel Oliva Giralt (Matanzas,1964).

Integraron el jurado del galardón, otorgado por el Consejo Provincial de Artes Plásticas, Helga Montalván, Roberto Capote y Roberto Braulio. Entre las razones para distinguir a Oliva consignaron la concienzuda continuidad del proyecto artístico personal, su compromiso con la enseñanza de la plástica en el territorio,  el aporte distintivo a la cultura y al pensamiento cultural así como su condición de voz imprescindible del “arte más audaz y duro de nuestra provincia, llamado desde una sensibilidad profunda, vertical y visceral”.Leer más »