Voces cubanas por libertad de Ana Belén Montes

Ana Belén Montes
Ana Belén Montes

Trovadores y poetas cubanos se unieron en la Casa del Alba Cultural para exigir mediante un concierto la libertad de Ana Belén Montes, quien esta semana cumplió 15 años de prisión en Estados Unidos.
Vicente Feliú, Augusto Blanca, Corina Mestre, Waldo Leyva, Heidi Igualada, Rey Montalvo y Aurora Feliú, entre otros creadores, regalaron su arte en pos de despejar el silencio que rodea el caso e impulsar la solidaridad con la causa de su excarcelación.
Manuel David Orrio, integrante del grupo ‘Cuba por Ana Belén Montes’, significó el vital rol de la ex analista de la Agencia de Defensa de Inteligencia (DIA)del Pentágono en que su gobierno concluyera que Cuba no representaba una amenaza militar.
Destacó, asimismo, que Ana solo se guio por su conciencia al colaborar con Cuba para protegerla de la política hostil norteamericana; y se esforzó por prevenir una guerra.
Vicente Feliú calificó a Montes como una internacionalista en la sombra y enfatizó su humildad y valor humano.
Ana Belén Montes (1957) llegó a ser la principal analista de la DIA especializada en el tema Cuba. En esa labor comprendió que su gobierno era cruel e injusto con la Isla, y optó por no ser cómplice de tal política.
En 2001 se declaró culpable de cometer espionaje para la Inteligencia cubana y recibió una condena de 25 años de prisión. Hoy permanece confinada en una cárcel de alta seguridad en Fox Worth Texas.
El restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos pone en perspectiva el proceder de esta mujer que en 2002, ante la Corte Federal de EUA, declaró: “Mi mayor deseo sería ver que surja una relación amistosa entre Cuba y EUA… Una política como esa llevaría nuevamente a nuestro gobierno a estar en armonía con la compasión y la generosidad del pueblo estadounidense”.

Anuncios

Del Prado a Matanzas

Cerca de 60 reproducciones fotográficas a tamaño real de obras pertenecientes al Museo del Prado exhibirá el centro histórico de Matanzas a partir del 24 de junio próximo.

Según refirió Leonel Pérez Orozco, conservador de la ciudad, en la galería Pedro Esquerré y los portales de la Plaza de la Vigía podrá apreciarse la muestra de arte universal, que incluye explicaciones sobre los cuadros y la institución que los atesora.

El caballero de la mano en el pecho, de El Greco; El tres de mayo de 1808 en Madrid, de Goya; y Las meninas, de Velázquez, son algunas de las obras incluidas. Las mismas permiten apreciar varias escuelas que marcaron la evolución del arte pictórico europeo.

La exposición llega a La Atenas de Cuba luego de permanecer en la reja perimetral del Castillo de la Real Fuerza en La Habana; y corresponde al proyecto itinerante El Prado en las calles, que desde el 2015 ha llegado a las urbes de Tegucigalpa, Ciudad de Guatemala y San Salvador.

Posteriormente, visitará más provincias cubanas; y se prevé que este año arribe también a Asunción, Lima, La Paz, entre otras.

Fotos: Ismael Francisco (tomadas de Cubadebate)

Alfredo Zaldívar, un autor, tantas obras

Escritor que urde continuamente textos sorprendentes, particular, divertido, melancólico; así calificó Lina de Feria al poeta, editor y ensayista Alfredo Zaldívar, a quien se le dedicó la más reciente edición del espacio El autor y su obra.

En la biblioteca Rubén Martínez Villena, Fernando Rodríguez Sosa moderó un panel que, integrado por De Feria, Charo Guerra, Carlos Zamora y Sigfredo Ariel, entregó a los asistentes múltiples valoraciones sobre la creación del también Premio Nacional de Edición.

Además de la vitalidad de sus palabras, el manejo de la variedad de formas y recursos, y la solidez de cuanto ha escrito; se insistió en esas otras obras en las que ha dejado huella por el empeño de abrir puertas a los jóvenes talentos, y rescatar a los olvidados. Propósitos que inició con Ediciones Vigía en la década del 80 y continúa hoy al frente de Ediciones Matanzas.

Charo Guerra afirmó que él ha nucleado a su alrededor intelectuales con miradas peculiares. “No ha perdido el tiempo suplicando permisos para imprimir una página. Fue de los que mantuvo la llamita encendida”, comentó Sigfredo Ariel.

Zamora reafirmó su condición de promotor de la literatura cubana del siglo XIX y lo calificó de “editor de horizontes generosos” y “laborioso artesano del libro”. “Sé que hay un Vigía entre nosotros”, dijo.

Por su parte, Lina de Feria recordó que Zaldívar se atrevió a imprimir sus textos cuando ella era impublicable. Él, “siempre lozana flor del espécimen humano”.

En la ocasión, el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Matanzas entregó al autor de Malentendido la distinción El libro alto por su huella significativa en la cultura del territorio.

Alfredo Zaldívar, natural de Holguín, ha desarrollado su quehacer literario en La Atenas de Cuba. Entre sus libros se encuentran Concilio de las aguas, La vida en ciernes, Papeles pobres y Esperando a viernes.

El autor y su obra es una iniciativa del Instituto Cubano del Libro, y se dedica a escritores cubanos contemporáneos que han enriquecido el panorama literario nacional. Se ha consagrado a otros matanceros como Abelardo Estorino, Carilda Oliver Labra, Georgina Herrera, Domingo Alfonso, Rogelio Martínez Furé, José Manuel Espino y Urbano Martínez Carmenate.

Una lucha por la equidad social

Promover el respeto a la orientación sexual y la libre identidad de género constituye expresión de la equidad social de la Revolución cubana, comentó en Matanzas Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual, a propósito de la celebración de la IX Jornada cubana contra la homofobia y la transfobia.

La provincia, séptima en alcanzar la condición de sede, promovió los días 16 y 17 últimos exposiciones fotográficas como Fátima (xxxxxy), de Paolo Titolo, que refleja mediante retratos el mundo no siempre comprendido de los transexuales en el país.

Conferencias y talleres en centros universitarios, feria comunitaria, inserción dentro de espacios culturales de la urbe y la fiesta por la diversidad, también sirvieron como escenarios para exigir espacios laborales sin discriminación.

La conga desde la plaza de la Vigía hasta el Parque de La Libertad, actividad de mayor convocatoria e impacto, sumó a activistas por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales; artistas, y matanceros y matanceras que dijeron “yo me incluyo” a favor de la diversidad, la justicia y en contra de toda forma de exclusión.

“Socialismo sí, homofobia no” y “Revolución de todos los colores”, fueron consignas coreadas en la marcha que demostró la solidaridad y el avance paulatino en la eliminación de prejuicios.

Castro Espín afirmó que en la provincia existe una fuerte tradición en la lucha contra las discriminaciones y felicitó a su pueblo por la “participación excepcional”.

En Cuba, donde prevalece la cultura machista y heteronormativa, estas jornadas han permitido sensibilizar y lograr una sociedad más inclusiva. Aunque quedan brechas, ya el Código de Trabajo garantiza la no discriminación por orientación sexual, y es el único país del mundo donde se realiza la cirugía de readecuación genital de forma gratuita.

Necesarias más historias de vida de personas LGBTI

Francisco Rodríguez Cruz

En los medios de comunicación se necesitan más historias de vida de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex (LGBTI). Que tengan mayor presencia pero mediante una articulación natural del discurso, como la vida, y no solo por indicaciones, comentó Francisco Rodríguez Cruz, periodista y activista por los derechos de las personas LGBTI, durante las actividades iniciales de la IX Jornada contra la Homofobia y la Transfobia en Matanzas, sede del acto nacional.

“En las primeras jornadas, solo asistían a las conferencias de prensa medios internacionales, los nuestros estaban ausentes. Ahora hay una mejor participación y reflejo de la prensa cubana, ya se hacen trabajos más profundos. Eso se debe en buena medida al apoyo del Partido Comunista de Cuba”, comentó.

Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), agregó al respecto que las historias de vida permiten ponerse bajo la piel de la persona discriminada y poseen matices, “no se trata de hablar solo de sus vicisitudes, sino también de quienes les ofrecieron comprensión (abuela, tío, maestra, etc.), así como de sus proyecciones de vida, dar a conocer sus objetivos desde lo propositivo”.

Al mismo tiempo enfatizó que los comunicadores y comunicadoras deben estudiar, un mal manejo de los términos no ayuda; y recordó que el Cenesex ofrece cursos y asesorías.

Los organizadores del evento destacaron, asimismo, el apoyo de los medios en esta edición y la repercusión en las redes sociales.