Historia de las sillas. Silvio Rodríguez

“El que tenga una canción, tendrá tormenta,

el que tenga compañía, soledad.

El que siga buen camino tendrá sillas

peligrosas que lo inviten a parar.

Pero vale la canción buena tormenta,

y la compañía vale soledad.

Siempre vale la agonía de la prisa,

aunque se llene de sillas la verdad”.