Una ciudad fotogénica: Singapur en 10 imágenes

256 (2)67891013

Anuncios

Esa fuente originaria que llamamos país

Cada persona es una historia, conformada por parajes, voces, texturas…y dejar atrás alguna de esas partes implica siempre una reinvención personal…

La nostalgia es un tipo dulce de tristeza. Cuando se te aloja en medio del pecho, no puedes más que ceder a los recuerdos, a la evocación, y regresar al menos con el pensamiento a los lugares o personas que te llaman desde la lejanía.

Cada persona es una historia, conformada por parajes, voces, texturas…y dejar atrás alguna de esas partes implica siempre una reinvención personal, que no significa olvidar, sino aprender a amar de otro modo.

Cuba, con su circunstancia, ¿bendita o maldita? del agua por todas partes, ha visto llegar e irse de sus orillas a mucha gente dividida por el conflicto de empezar otra vez.

Mi bisabuela canaria nunca dejó de tomar caldos hirvientes con pan, aún en los veranos más agotadores de Guanabacoa, ni de reprocharle a esa niña cubana (mi madre) su desprecio por aquellas sopas demasiado espesas.

Porque una puede aplatanarse en tierras nuevas, pero siempre hay un gusto especial en plantar su bandera y con ella sus costumbres. Así van los cubanos por el mundo, sembrando la huella de gente buena, alegre, dadora…orgullosos de su historia,  su música, de sus playas, de su calor.

Y con ellos llevan pequeños tesoros, tangibles e intangibles, para tener presentes a toda hora esa fuente originaria que llamamos país.

He sabido de los que quieren montar en el avión un aguacate, o de los que se llevan un paquetico de café “de la bodega”, y también de los que añoran una caja de cigarros Popular.

La nostalgia es un tipo dulce de tristeza, que manejada con optimismo nos puede conducir a la alegría.

Cuando Cubahora convocó al foro ¿Si sales de Cuba qué llevarías contigo?, tal vez no esperó tantas respuestas genuinamente hermosas, ni que los seres “ácidos” estarían tan en desventaja con respecto a los que andan vestidos de amor por nuestra patria.

Ese “algo” que recuerde el hogar fue definido en los planos material y espiritual, y esas naturalezas se entrecruzan:

Las fotos y los números de teléfono de la familia, la bandera, las canciones de Silvio Rodríguez, un pulóver con la imagen de José Martí, un pasaje de regreso, una piedrecita del pueblo, un retrato de Fidel…

El olor, los principios, el decoro, la trova, la poesía, «mi pedacito de mar», el deseo de volver, la alegría, los lugares, la añoranza,  el amor por la tierra, la convicción de que la distancia no cambia nada…

Escojo cuatro fragmentos de lo escrito por los usuarios que me parecen dictados por almas claras:

“Me llevaría en una bolsa en mi corazón los días felices que disfruté, el olor del campo y la tierra mojada, el cantar de las aves, el azul del mar y el cielo, los recuerdos de mi niñez, el calor del sol, los recuerdos de Papá y el de su verde uniforme militar y por supuesto el recuerdo de Fidel”.

“Llevaría… toda la añoranza que quepa en mi maleta hasta que vuelva”.

“Un familiar muy cercano, que decidió hacer su nido fuera de Cuba, cuando vino por primera vez, soltó los zapatos, bailó ritmos cubanos y dijo que no había como sentir el suelo de tu patria, créanme, las lágrimas corrían por su rostro”.

“Si saliera de Cuba, me llevaría el recuerdo, el inolvidable recuerdo de todos los que amo, me llevaría una enorme bolsa de besos, los besos de mis hijos, de mi madre y mi amado, me llevaría el deseo, el inquebrantable deseo de volver”.

Por eso la Patria es un concepto  que rehúye de las definiciones reduccionistas, de los estereotipos; la Patria está hecha de sus hijos y en ellos va dondequiera que funden.

Yo, por mi parte, para salir de Cuba con el sentimiento pleno, solo necesito, antes de partir, el perfume de ciertos abrazos, y la certeza de que estarán ahí cuando vuelva.

(Publicado originalmente en Cubahora + Video)

Bahía nuestra

dscf4427Somos una ciudad privilegiada, porque el mar nos protege y nos define. Dicen algunos matanceros que no se sienten cómodos en lugares sin costas, les parece que se ahogan y que sin el agua, su presencia, olor, sonido, o el simple conocimiento de que está tras la próxima calle, experimentan el peor de los encierros.

Quizás esta bahía regia, serena, pero a la vez íntimamente relacionado con la rebeldía y la matanza que nos nombra, tenga mucho que ver con la idiosincrasia matancera: parsimoniosa, intimista, poeta y a la vez altiva, defensora a ultranza de sus espacios.

Poder mirar una bahía como esta, cada día, es un regalo que a veces pasa inadvertido. Solo hay que estar lejos de ella poco tiempo para valorarla en su justa medida.

dscf4426

dscf4429

dscf4437

dscf4453

dscf4452

Museo de Bomberos: La historia detrás del fuego

Este Cuartel de Bomberos es el más antiguo del país que se mantiene como tal.
Este Cuartel de Bomberos es el más antiguo del país que se mantiene como tal.

Para combatir el fuego no solo son imprescindibles la preparación y el equipamiento adecuado. Antes las llamas vale mucho la valentía, pero no una imprudente, sino la que se arma de fortaleza, toma decisiones rápidas y arriesga la vida si con ello derrota otros peligros.

Quizá por eso el heroísmo de los bomberos cautiva en la infancia y en la adultez inspira respeto. Sus historias, por cuanto tienen de épicas, merecen ser preservadas y justo eso sucede al interior de la Estación de Bomberos Enrique Estrada; un edificio significativo dentro del conjunto arquitectónico de la ciudad, de indudable valor patrimonial y que alberga al Museo de Bomberos de Matanzas.

EL AYER DE UN EDIFICIO Y DE SUS OCUPANTES

En el libro Las Villas y Matanzas. Guía de arquitectura y paisaje se afirma que “en 1863 se compra el solar donde estuviera la demolida batería de La Vigía y se le encarga al arquitecto municipal Pedro Celestino del Pandal y Sánchez la construcción del parque Cervantes (1873), considerado como uno de los más modernos de la época”.

Sin embargo, este fue abandonado y por ello se requirió el terreno para construir el Cuartel de Bomberos, que se inició el 8 de marzo de 1897 y culminó el 12 de agosto de 1900; y, según el texto, es además de la última intervención en la plaza de la Vigía, la muestra más acabada del neoclasicismo en Matanzas.

El ingeniero Bernardo de la Granda y Callejas “lo dotó de un frontis triangular sostenido por columnas, a modo de templete, con muros de canto a la vista, en almohadillado, para dotar a la superficie de textura”.

Sin embargo, a inicios del siglo XX, ya los bomberos de la urbe, bajo la égida de su jefe Enrique Estrada, acumulaban una trayectoria de altruismo hacia la población. El Batallón de Honrados Obreros Bomberos de Matanzas, surgido el 19 de noviembre de 1836, podía presumir de emprendimientos como la creación en 1856 de una agrupación musical, antecesora de la actual Banda de Conciertos. Asimismo, en 1893 concibieron la Estación Sanitaria, donde se atendía gratuitamente sin distinción de clase, sexo o raza.

Un año después, idearon el primer Dispensario para niños pobres; allí les proporcionaban educación, ropa, alimentos e, incluso, llegó a funcionar como una especie de hogar para infantes sin amparo familiar. Cada una de esas iniciativas contó con su espacio dentro del inmueble del ingeniero De la Granda.

El nuevo emplazamiento gozaba de la ventaja, aún vigente, de situarse en una posición estratégica: en el centro de tres barrios significativos, Versalles, Matanzas y Pueblo Nuevo. En aquel entonces, para ser bombero voluntario el único requisito era tener un oficio.

UN MUSEO ÚNICO EN EL PAÍS

“Aquí no se aplica lo de llevar las manos detrás, todo se puede tocar, y si el visitante lo desea se viste como los bomberos y hace los mismos ejercicios que ellos en el polígono”, cuentan con sano orgullo Biolexi Ballester Quintana, directora de la institución, y Rosa Quintana Greck, responsable de Inventario.

Ellas son dos de los cinco trabajadores del museo, que coexiste con una Unidad de Bomberos y con el resto de las estructuras del Sistema del Cuerpo de Bomberos en la provincia; condición que lo hace único de su tipo en el país.

La historia de esos hombres resultaba tan singular y hermosa en el territorio que las autoridades de Patrimonio siempre pensaron en la necesidad de que existiera un lugar dedicado a ellos. En 1998 se materializó la idea, pero solo tenían 301 piezas y emprendieron una campaña de rescate, hoy ya son más de 3 000.

El museo posee la mayor cantidad de bombas de vapor reunidas en un solo espacio.
El museo posee la mayor cantidad de bombas de vapor reunidas en un solo espacio.

“Dondequiera que hacemos una exposición transitoria- que son muchas por la riqueza de nuestros fondos- nos hacen donaciones. Estamos enfrascados en completar la plantilla del Cuerpo de Bomberos desde 1836. Resulta un proyecto ambicioso, mas, cuando encontramos una dirección en el Archivo Histórico y tocamos esa puerta, nos encontramos con descendientes dispuestos a colaborar. A veces ya no vive ahí esa familia, y hay otra que también tuvo un bombero”, comenta Biolexi.

Añade Rosa que para asegurar la salvaguarda de los hechos del presente, cada comando posee comisiones y libros de historia. También se confeccionan las hojas de vida de los jubilados y fallecidos, así como de aquellos con más de 10 años de servicio.

Inmerso en proyectos como la restauración del edificio atendiendo a sus valores y espacios originales, la confección de un libro que reúna las investigaciones del enfrentamiento al fuego en Matanzas, y la extensión del círculo de interés para niños, el museo mantiene empeños tan loables como un Centro de Documentación para el público, siempre bajo la premisa de impedir el olvido de quienes lo arriesgaron todo.

 

En fotos, la historia de un puente

El puente Sánchez Figueras – muchas veces denominado por los matanceros tan solo como el de San Luis- acaba de cumplir 100 años. De tal forma, Matanzas alcanza la excepcionalidad de ser una ciudad con cinco puentes centenarios en activo.

Antes de esta estructura, cruzó el río San Juan, muy cerca de allí, el puente de La Carnicería, ideado por el genial Jules Sagebien. El de Madera fue su sucesor. Pero en 1916 se inauguró el Sánchez Figueras, y parece que para quedarse.

Entre 2012 y 2013 una reparación capital le devolvió su belleza y solidez, y hoy permanece con la seguridad de los centenarios.

Los matanceros tenemos una deuda con este y el resto de nuestros puentes, preservarlos, no dejar que el tiempo los derrote.

1

2

3

4

5

6

7

Dibujo 6

9

8

10

11

12

13

14

Matanzas, ciudad de puentes centenarios

El puente Sánchez Figueras (1916) en la calzada de San Luis, sobre el río San Juan, cumplió 100 años este 16 de agosto; y con ello, Matanzas se convierte en una ciudad con cinco de esas estructuras centenarias en activo.

Una singularidad que, según el Ing. Luis R. González Arestuche y el Arq. Ramón Recondo Pérez, no se repite en el país y, hasta donde se conoce, tampoco en América. Solo se le acerca Oporto en Portugal, que posee tres.

“Merecen ser Patrimonio de la Humanidad. Cada uno tiene una función bien definida y forma parte del entorno arquitectónico de la urbe”, afirmó Recondo durante una conferencia dictada por ambos especialistas en la sede provincial de la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de la Construcción de Cuba.

El Sánchez Figueras fue proyectado y ejecutado por los ingenieros Armando Macías y Conrado Martínez, respectivamente y su construcción, en la que trabajaron los mejores operarios del país, solo demoró un año.

Considerado el segundo puente de hormigón armado edificado en la Isla (aunque algunas líneas de investigación lo postulan como el primero) recibió, entre 2012 y 2013, una reparación capital calificada de muy efectiva, que subsanó sus graves daños.

Sin embargo, quedan pendientes el rescate de la iluminación original, y medidas eficaces para protegerlo de la inconsciencia ciudadana, expresada en la colocación de carteles, la pesca y el lanzamiento al cauce desde él.

Vivimos de espaldas al agua; con tres ríos navegables no se aprovecha la transportación marítima” comentó Arestuche, al tiempo que llamó a poner más atención sobre esa parte integrante del urbanismo matancero y los puentes que los cruzan.

Los otros centenarios de Matanzas – que posee 30 obras ingenieras entre puentes, pasos peatonales y pasos superiores – son el General Lacret Morlot (La Concordia) (1878), el General Calixto García (de Tirry) (1897), el Giratorio (1904) y el de hierro en el río Yumurí (1904).

Fotos: Cortesía de Ramón Recondo y Luis González Arestuche; y Abel López Montes de Oca

El San Juan que nos habla (fotorreportaje)

De los enamorados, los amigos, los tristes, los cansados, los que se van, los que vuelven, de Milanés, de Marta Valdés, nuestro. El San Juan cruza Matanzas, su geografía y lo intangible de su esencia: el alma de la ciudad.

Allí la prosperidad azucarera y el puente que giraba son historias, pero mucho queda, una calma inigualable, la grúa añosa, paz para pensar, tentaciones para los fotógrafos o los herejes de la fotografía.

No se sabe por qué en Matanzas nacen tantos poetas, quizá el San Juan tenga gran parte de la culpa. Nadie queda indiferente ante ese pedazo de malecón ajeno a los tiempos.

Tal vez cuando tome cuerpo el paseo cultural fluvial de la calle de Narváez, otro sea el ambiente de las márgenes del río, y la soledad hoy tan fácilmente encontrada constituya mito. Pero seguro el San Juan nos hablará siempre, algo, aunque sea en murmullos.