El sueño de que Matanzas sea otra

“Sabemos difícil que cambie la opinión del matancero, pues por muchos años ha visto cómo el patrimonio se destruye ante sus ojos; pero le pedimos un voto de confianza. Nuestra oficina, junto al gobierno, logrará ese milagro que proponemos”, refiere Leonel Pérez Orozco, conservador de la ciudad

Fotos: Abel López Montes de Oca

Hablar de patrimonio en Matanzas resulta casi tan complicado como hacerlo de pelota; sobran las opiniones, propuestas y críticas. Sucede que la matanceridad vibra y sale a la carga cuando se perciben las lesiones en el rostro de la urbe, dañada por el olvido y la inacción.

En ese complicado escenario da sus primeros pasos la Oficina del Conservador de la Ciudad, creada oficialmente el 29 de octubre de 2014. Al frente de ella se encuentra el geógrafo, historiador y arqueólogo MSc. Leonel Pérez Orozco.

Según Orozco, tal como el XIX, el XXI debe ser para Matanzas un siglo de oro.
Según Orozco, tal como el XIX, el XXI debe ser para Matanzas un siglo de oro.

Fungir en una posición colmada de retos no parece amilanar a este hombre, quien confía en que las transformaciones serán palpables, aunque sabe que muchos no comparten su certeza.

“La oficina fue un anhelo por años. Ya se halla conformada con 23 plazas, gracias al interés del gobierno de Matanzas en que salga adelante. Agrupa a profesionales de alta calificación en los equipos de plan maestro, sociocultural, medio ambiente, fotografía, video, acciones comunitarias, desarrollo local, arquitectura, patrimonio y urbanismo. Asimismo, está el área administrativa (economía, servicios, recursos humanos, administración general y finanzas) y un departamento de inversiones”.

­-¿Qué tareas acometen actualmente?

-Nos enfocamos en el plan maestro[i], el eje central de nuestra labor. Permitirá, de forma científica, gestar y ordenar el desarrollo de la ciudad y de su centro histórico. Todas las acciones en esa área y en la zona de protección tendrán que regirse por sus disposiciones. Luego de varios meses de trabajo, está casi terminado; lo tenemos dispuesto por etapas, actividades, prioridades, etc.

“No es cuestión de decir, “vamos a hacer una pizzería”. Aunque la idea sea genial, se precisa un estudio integral, saber qué necesita la ciudad, qué quiere la población, dónde están los viales, cómo resolver los problemas albañales, de abastecimiento de agua; y cuidar los valores de la edificación. El Plan Maestro facilita eso, saber dónde va cada cosa”.

-Y la sede, ¿cuándo la ocuparán?

En el Palacio de Justicia, actual sede del gobierno municipal, radicará la Oficina del Conservador.
En el Palacio de Justicia, actual sede del gobierno municipal, radicará la Oficina del Conservador.

-Nuestra sede será el Palacio de Justicia, donde radica hoy el gobierno municipal. Primero pensamos en la casa de Rio 41; era magnífica pero presentaba muchas afectaciones, aún no tenemos presupuesto para asimilarla y no podíamos continuar “flotando”.

“Por otra parte, Salud Pública provincial no debe continuar donde se ubica; hacia allí irá el gobierno. Según el Plan Maestro, la Plaza de Armas debe ser gubernamental y de servicios. Salud se trasladará hacia Materiales de la Construcción, debajo del puente de Tirry, y estos al Micons, en la calle de San Luis.

Según el Plan Maestro, la Plaza de Armas debe ser gubernamental y de servicios.
Según el Plan Maestro, la Plaza de Armas debe ser gubernamental y de servicios.

“Pensamos que antes de octubre se materialice, por lo pronto ocupamos el ala derecha del patio del Palacio de Justicia. Los compañeros de arquitectura y urbanismo elaboran los proyectos de restauración, para comenzar las acciones en cuanto entremos en él. Aquí estará la oficina, la maqueta de la ciudad y también salas de historia y arqueología”.

-¿Con qué presupuesto contarán?

-Hoy tenemos un presupuesto de 152 mil pesos, que cubre salario y materiales de trabajo. El año próximo llegará al millón y medio. A medida que adquiramos más fuerza, aumentará; se nutrirá de los aportes por concepto de uso del centro histórico, en virtud del Decreto ley que se gesta para las Oficinas del Conservador en Cuba. Somos una unidad presupuestada con tratamiento especial, podemos ingresar, además, por donaciones y convenios con otras instituciones. Ello se revertirá en las restauraciones.

“Para el 2016, propusimos la creación de un área peatonal y de recreación alrededor de la Catedral, que ha sido muy bien restaurada. Se cerraría al tráfico la calle de Jovellanos entre Medio y Milanés, recuperaría el adoquinado y colocarían bancos para sentarse. Restauraríamos las fachadas de la zona e integraríamos las dos plazas a los lados del edificio, el Callejón de la Sacristía, el Patio Colonial y las carpas que salen a la calle de Ayuntamiento. Allí existen prestaciones como la wifi y otros servicios que potenciaríamos para lograr un punto de concentración poblacional y de recreo”.

-Para impulsar esas obras resulta imprescindible la mano de obra calificada…

En estos momentos el gobierno tiene en sus manos la petición de la escuela de oficios; queremos que esté en la antigua Milagrosa, en Jovellanos entre Contreras y Milanés. Se llamará Julio Sagebien y formará a la generación que hará realidad el sueño de que Matanzas sea otra. Las personas que restauran la ciudad lo hacen con amor, pero no con conocimiento y eso, a la larga, daña. A medida que termine la formación de los muchachos crearemos la brigada de restauración patrimonial Celestino del Pandal.

La antigua Milagrosa, en Jovellanos entre Contreras y Milanés
La antigua Milagrosa, en Jovellanos entre Contreras y Milanés

-Uno de los mayores obstáculos que han afrontado los especialistas de patrimonio radica en la falta de instrumentos para hacer cumplir lo legislado y frenar la impunidad, ¿cómo lo lograrán ustedes?

Hemos creado un anexo al contrato de subsidios a residentes en el centro histórico, Monumento Nacional; cuando la persona lo reciba, deberá firmar ese documento que recoge regulaciones urbanísticas relacionadas con fachada, carpintería, elementos interiores; de no cumplirlas se le retirará.

“Por otra parte, se aplicará la Ley No. 2 de 1977 de los Monumentos Nacionales y Locales. Más que multar, debemos sensibilizar a las personas, decirles que viven en un área importante. Crear una cultura de pertenencia y cuidado; que no dañen porque sus conciencias les dicten no hacerlo, ese será el mayor logro”.

-Pero, ¿y las instituciones estatales? ¿Qué hacer para que no se repitan casos tan lamentables como el abandono de locales?

-Las instituciones estatales tienen que cumplir la ley, hasta ahora no lo hacían porque no había quién lo exigiera. No se contaba con un equipo multidisciplinario que planificara y pensara para la urbe.

“En la actualidad, todo lo que pasa por las manos de la presidenta de gobierno referente a este tema, llega al conservador; aquí se aprueba o no, y se hacen cambios. Esa deviene medida esencial para que las empresas y organismos estatales tributen a la salvaguarda.

“De igual forma, se realizó un inventario sobre cuáles centros ubicados en el centro histórico tienen presupuesto para la restauración de su inmueble y no lo usan; además de los que no lo poseen, para que entonces el gobierno se los asigne”.

-¿Cree que en cuestiones patrimoniales ya se rompió la inercia que por tanto tiempo caracterizó a Matanzas?

-Sí. Hace unos meses nos detuvimos en un punto de ese descalabro hacia la destrucción. La proposición y el empeño se dirigen a colocar a Matanzas a la altura de Varadero y la Habana. No resulta una fatalidad que estén, nosotros somos los fatales pues no hemos sabido ponernos a la altura de esas dos regiones. Nos toca llegar ahí, entonces estaremos en el área turística más importante del país.

-¿Cómo han diseñado las estrategias comunicativas?

-Tenemos una página web (occm.cubava.cu) y un blog (oficinaconservadormatanzas.wordpress.com). El equipo sociocultural trabaja con la comunidad. Se realizarán encuestas y darán a la población conferencias por circunscripciones, para que sepan cuál es el valor que atesoran. Los delegados conocerán su responsabilidad, qué elementos no pueden cambiarse sin contar con la Oficina del Conservador. Nada de esto se hacía antes.

-¿No cree que la cantidad de obras que se ejecutan a la vez (Teatro Sauto, Sala White, Narváez) atenta contra la terminación de las mismas?

-Cuando logras una ciudad ordenada y bien gestada las obras no se riegan, destinas todo a una sola. Digamos el Sauto: lo potencias, le reservas todos los recursos y lo terminas; luego se pasa a su entorno, se restaura la Plaza de la Vigía y se extiende el anillo de manera progresiva. No ha sido así y, por ende, tenemos que asumir lo que está en marcha.

-Una de las prerrogativas de la oficina es presentar al gobierno las políticas de trabajo en tal sentido, ¿confía en que se respetará el criterio de los especialistas?

-Se cuenta con la opinión de la oficina, tenemos las puertas abiertas y todo lo que aconsejamos en las reuniones con los decisores se cumple al pie de la letra. Matanzas está acostumbrada a que eso no pase, a que las decisiones se tomen arbitrariamente. Hoy la mentalidad del gobierno es otra; están consultando al conservador y sus especialistas y, al mismo tiempo, ayudando para que comencemos a trabajar con eficiencia.

En una entrevista que ofreció hace algunos meses usted afirmó que en “10 años matanzas será una ciudad integral, a la par del resto de las ciudades patrimoniales cubanas”. ¿No le parece una visión demasiado optimista?

Yo soy matancero y sé lo que ha pasado con el patrimonio, incluso mucho más de lo que los citadinos imaginan; por eso puedo afirmar que la situación se revertirá. Para el 2018, en el 325 aniversario, percibiremos que la ciudad cambió, y mucho. Tenemos pocos meses de existencia y por ello es imposible que hayan visto resultados, mas contamos con orden, visión e interés marcado en restaurar.

“La Atenas de Cuba se encuentra dañada, desordenada, muchos edificios se perdieron, las aguas albañales corren por la calle y la indisciplina social es muy grave. Sin embargo, muestra una trama urbana en perfecto estado de conservación desde el siglo XIX hasta hoy; constituye la ciudad neoclásica por excelencia, con potencialidades increíbles: bahía, ríos navegables, valles, cuevas, paisajes naturales.

“Les digo a los matanceros que confíen; en 10 años lucirá otro rostro y en el 2030 estará a la altura de cualquier ciudad patrimonial del mundo. A lo mejor nos demoramos, porque los recursos son insuficientes o el dinero se traba, pero cuando se sabe lo que se quiere, se llega y lo lograremos”.

 

[i] El Plan Maestro consiste en una propuesta estratégica de organización de un territorio físico determinado. Corresponde a la visión consensuada de los actores involucrados en función del desarrollo a largo plazo. Es una herramienta que abarca líneas de acción referentes al espacio, las normativas y la gestión.

Anuncios

2 comentarios en “El sueño de que Matanzas sea otra

  1. Esperemos que así sea y no se desvíen recursos. La planificacion, el reordenamiento, y darle el verdadero valor a quien trabaja y lucha por que asi sea, es la clave del exito. Necesitamos estar a la altura de bellas ciudades como Cienfuegos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s